Medicina preventiva

Aprenda a evitar las piedras en los riñones

Los riñones son los encargados de filtrar y limpiar casi 200 litros de sangre al día. El 55 % de los pacientes con cálculos recurrentes tiene una historia familiar de nefrolitiasis, la probabilidad de padecer esta patología también es mayor en climas calurosos.
riñones.jpeg

La patología litiásica renal es una enfermedad crónica en la mayoría de los casos.

La litiasis renal, más conocida como cálculos renales o piedras del riñón, afecta a un 5 % de la población en España, donde la sufren más de 1.600.000 personas, y cada año se diagnostican unos 105.000 casos nuevos.

La incidencia es mayor entre los hombres (3:1) de entre 30 y 50 años de edad. La prevalencia para los varones en este rango de edad se sitúa en torno al 12 %, mientras que el riesgo de padecer algún episodio en las mujeres gira alrededor del 6 por ciento.

Por otra parte, el 55 % de los pacientes con cálculos recurrentes tiene una historia familiar de nefrolitiasis. La probabilidad de padecer esta patología también es mayor en climas calurosos, de ahí que aumente durante las fechas primaverales y de verano.

En 1 de cada 5 casos, aproximadamente, los factores genéticos, la  alimentación, la cantidad de líquido ingerido, las infecciones de vías urinarias y diversas enfermedades metabólicas como la  diabetes mellitus pueden contribuir a la aparición de cálculos renales

La doctora África López-Illescas, médico especialista del Consejo Superior de Deportes y colaboradora de “El Bisturí”, advierte sobre la función esencial que desempeñan los riñones en nuestro organismo, y recuerda que “si fallan, al final se tiene que recurrir a la diálisis o a un trasplante para mantener la vida”.

Para prevenir una nueva aparición de cálculos renales en persona que ya han sufrido un episodio de litiasis renal se aconseja seguir una serie de recomendaciones:

Hidratación adecuada

Es importante una ingesta apropiada de agua para tener una buena hidratación, especialmente con el calor y cuando se realiza ejercicio físico.

Los expertos recomiendan aumentar la ingesta a los casi tres litros diarios para compensar la deshidratación secundaria por sudor ahora que las temperatura son más elevadas.

El beneficio es mayor con aguas de baja mineralización, y en general se desaconsejan aguas carbonatadas.

Se desaconseja el consumo de refrescos en general, se deben evitar especialmente las bebidas de cola, se recomienda no abusar del té ni del café.

El consumo diario de infusiones a base de Herniarina ayuda a aumentar la orina. 

Controlar la dieta

La obesidad no sólo incrementa la probabilidad de sufrir un cólico nefrítico sino que además aumenta el riesgo de padecer complicaciones renales, por lo que es esencial mantener una dieta sana y equilibrada.

Aumentar la ingesta de fruta y verdura y reducir las proteínas de origen animal en general son algunos de los consejos prioritarios lanzados por ALCER. También se debe evitar la ingesta de sal, chocolate y frutos secos.

Entre las frutas, se debe priorizar el consumo de cítricos. En el caso de los pacientes con litiasis de oxalato cálcico, se deben evitar verduras como acelgas y espinacas.

 

Fuente: EFE