Noticias del Coronavirus

Autismo y Covid19

Qué hacer cuando se tiene un hijo con estas características en casa.
Captura de pantalla de 2021-03-21 12-36-07.png

La actual epidemia mundial del Covid19 nos ha obligado a la mayoría de las personas a permanecer en casa el mayor tiempo posible, existen personas que llevan día en cuarentena total, otras que evitan salir lo menos posible, y aquellas que por necesidades laborales deben seguir con su rutina cotidiana, también existen quienes, sobre todo las que viven en la economía informal, declarar que si no trabajan no tienen para cubrir sus necesidades básicas, ni las de la familia, y procuran , algunos tomando medidas, otras no tanto continuar su vida.

Hay otro grupo que ha sido poco estudiado, y que son las familias donde viven personas con alguna discapacidad intelectual, entre ellos el autismo.

Las personas autistas son rutinarias por naturaleza, querer cambiarles su dinámica causa estrés para ellos y quienes les rodean, por lo que es necesario buscar otras formas de que mantengan un orden establecido, sin exponerles demasiado a los riesgos de un contagio.

Cuando en México se invitó a la población a permanecer aislados en su casa, yo como madre de  un chico autista me asesoré  con especialistas en salud mental y expertos en epidemias, como el VIH/Sida, cual era la mejor manera de manejar esta situación, sin que mi hijo y yo termináramos en un psiquiátrico.

Se optó por tomar el modelo de reducción de riesgos que se utiliza con usuarios de drogas que viven con el VIH, es decir tratar de seguir medidas de higiene que disminuyan la posibilidad de entrar en contacto con personas enfermas o portadoras del Covid19.

De esta manera implementé una rutina que permite evitar el aislamiento total, sin estar todo el tiempo encerrados.

Entonces planeo dos salidas al día para caminar en horarios que hay pocas personas en las calles, evito cruzarme a menos de un metro y medio de cualquier ser humano, saludo de lejos, evito que Jaime toque cualquier cosa o persona en el trayecto.

Nos lavamos las manos hasta el codo antes de salir y al regresar, llevo anti bacterial para aplicarnos con frecuencia, sobre todo cuando por error tocamos un pasamanos, o cualquier otra superficie.

Le traigo revistas, libros y todo aquel material visual que lo entretenga, por razones de salud mental no vemos televisión, así que esa no ha sido una opción, por lo que debemos utilizar solo esos medios.

Dibuja, colorea, le dicto, juega con memoramas, sin embargo el encierro lo tiene estresado, y solo se relaja cuando salimos a caminar.

He escuchado que en algunos países los padres con niños especiales son criticados cuando salen a pasear con ellos, que incluso utilizan una cinta azul en la muñeca para que las personas entiendan un poco la situación, lo cual no siempre sucede.

Aunque no suelo utilizar este espacio para hablar de cuestiones personales, en esta ocasión compartí estas vivencias esperando les sean de utilidad a quienes estén viviendo una situación similar.

Y reitero la salud mental de las personas especiales y sus familias, es tan importante como la salud física, sin una no se tiene la otra(aliciayolandar@hotmail.com)