Opinión

Barriga llena, Corazón enfermo.

Somos lo que comemos, abusar de los alimentos industrializados, azúcares y grasas, no solo afecta nuestro peso, también provoca otras enfermedades. Probar distintas dietas mágicas, a la larga termina por descompensarnos, y afectar órganos vitales como el corazón, el hígado, los riñones.
corazonbarriga.jpg

Por: Alicia Yolanda Reyes.

Todo lo anterior está documentado en el libro Barriga Llena, Corazón Contento, de la escritora y periodista Guadalupe Loaeza y el Dr. Enrique Goldbard, que  en un texto con un lenguaje accesible, nos cuenta las peripecias de cuatro amigas, que toda su vida luchan con él sobre peso y obesidad.

Estas mujeres  desde niñas se acostumbraron a sobre alimentarse, hasta que los malestares físicos y emocionales les obligan a hacer un alto.

Como sucede en muchos casos, y tratándose de mujeres con medios económicos altos, pagan fortunas por dietas, que si bien las hacen bajar de peso, en poco tiempo lo recuperan, y en ocasiones hasta unos kilitos de más.

A lo largo del texto se habla de otras opciones para tener un peso más saludable, como es la modificación de hábitos alimenticios.

Es decir incluir en la dieta diaria frutas, verduras, por lo menos dos litros de agua, y algo muy importante, la activación física.

No se trata de hacer rutinas excesivas en un gimnasio, o de invertir en aparatos costosísimos, es suficiente con dedicar de 30 a 60 minutos al día a caminar.

Si no se cuenta con el tiempo para hacer estas rutinas en un solo tiempo, se puede aprovechar cualquier salida, para caminar 10 a 15 minutos, hasta que se sume el tiempo aconsejado.

Barriga Llena, Corazón enfermo nos habla del grave problema que es la obesidad en niños y adultos, que nos ha llevado a ser el segundo país con obesidad a nivel mundial en la población adulta, y el primero en los menores de edad.

Esta mala alimentación ha disparado en el país enfermedades crónicas, degenerativas, como son la diabetes, la hipertensión, cáncer de mama, del aparato digestivo, que además de los malos hábitos alimenticios, están relacionados con el tabaquismo de primera y segunda mano.

Nuestro país es el primer consumidor mundial de bebidas azucaradas embotelladas, y de botanas qué tienen alto valor calórico, pero  poco o ningún  nutrientes.

Las sopas instantáneas, los cubitos que aseveran ser consomé, las carnes procesadas, los embutidos, se han incorporado a nuestras dietas, con el consiguiente daño que representan para la salud de las personas.

Por otro lado el sobrepeso, además de contribuir a desarrollar diabetes predisponen a los diferentes tipos de cánceres, ya que el tejido adiposo produce abundantes cantidades de estrógenos, que están relacionadas con el riesgo de padecer cáncer de mama, de endometrio y otros.

La sangre de las personas obesas contiene además niveles altos de insulina  y otros factores del metabolismo en la glucosa, lo que produce diferentes tipos de tumores.

Las células grasas, explican en libro arriba mencionado, “producen hormonas conocidas como adipocinas, que son capaces de estimular o inhibir el crecimiento celular”.

Las personas con sobrepeso sobrellevan una forma crónica de inflamación de bajo nivel, que se relaciona con el riesgo de enfermar de cáncer.

La Organización cáncer Research de Reino Unido menciona que entre el 7 y 15% de los casos de cáncer de mama en países desarrollados están relacionados con la obesidad y el sobrepeso.

Por otro lado se ha documentado que un 50 por ciento de los hombres obesos padece cáncer de colon.

Quienes tienen mayor riesgo de padecerlo son aquellas personas con grasa abdominal. Otro dato preocupante es que las personas con sobre peso tienen 80 por ciento mayor probabilidad de desarrollar cáncer de esófago.

En conclusión sobre alimentarse , fumar y llevar una vida sedentaria, lo único que provoca es desarrollar diferentes enfermedades, que son totalmente previsibles;  si se modifican los hábitos de vida, que incluyen ejercicio, alimentación más equilibrada y erradicar el tabaquismo.(aliciayolandar@hotmail.com)