Noticias

Bolivia, Argentina y Paraguay fortalecen controles contra el Chagas

Con este operativo trinacional se espera lograr el control antivectorial hasta arribar a la ausencia de nuevos casos clínicos y la caída de la infección en niños menores de dos años a cifras que no excedan el 1%.
image

Bolivia, Argentina y Paraguay fortalecen controles contra el Chagas

La región del Gran Chaco, las tres fronteras entre Paraguay, Argentina y Bolivia, recibirá una atención especial para evitar la transmisión de la enfermedad del Chagas. Se busca implementar estrategias operativas integrales, adaptadas a la región para el control y vigilancia vectorial y la detección y tratamiento oportuno de la población infectada.

Las vinchucas, insectos transmisores del Chagas, sigue apareciendo pese a las múltiples intervenciones de control, explicaron las autoridades del ministerio de Salud de Bolivia, por eso se acordó un proyecto de Fortalecimiento de la Vigilancia y Control de Enfermedad de Chagas en la región del Gran Chaco.

El trabajo se enmarcará en las normativas de los programas nacionales ya existentes y dentro de los acuerdos firmados por los países.

El área de trabajo del proyecto es la región de las tres fronteras de Bolivia (Villamontes de Tarija, Macharetí de Chuquisaca y Charagua de Santa Cruz); de Paraguay (Pedro Peña, Pozo Hondo, Nueva Asunción, Infante Rivarola, Boquerón, Gral. Brugues, Tte. Martínez y Gral. Díaz); de Argentina (Alto de la Sierra y las localidades de María Cristina, Guadalcazar y Belgrano).

Todas áreas habitadas especialmente por indígenas guaraníes y de otras etnias.

Con este operativo trinacional se espera lograr el control antivectorial hasta arribar a la ausencia de nuevos casos clínicos y la caída de la infección en niños menores de dos años a cifras que no excedan el 1%.

Se busca también Alcanzar el 90 por ciento de la cobertura diagnóstica para Chagas en mujeres embarazadas, y la accesibilidad al tratamiento etiológico, al menos en el 90% de los niños identificados con infección.


Las autoridades explicaron que se desarrollará además un Plan de Comunicación y Movilización Social para diferentes escenarios de riesgo, con adecuación a las características socioculturales, demográficas, económicas y ambientales

Finalmente, el trabajo debe aportar también a un diagnóstico de situación y necesidades para la implementación futura de un Plan de Salud de Frontera.

La enfermedad del Chagas, o mal de Chagas-Mazza (debe su nombre a los médicos Carlos Chagas y Salvador Mazza) es una enfermedad parasitaria tropical, generalmente crónica presente en los roedores y pequeños mamíferos, además de ciertos animales domésticos como perros y gatos. Pero la transmisión a los seres humanos se produce por lo general por la picadura de unos insectos que llevan distintos nombres de acuerdo al país. Se los conoce benchuca, vinchuca, chincha o chinches.

La enfermedad de Chagas es una enfermedad endémica en América, distribuyéndose desde México hasta Argentina, aunque existen vectores y reservorios incluso en el sur de los Estados Unidos. Entre 15 y 17 millones de personas son infectadas cada año, de las cuales mueren unas 50 mil.