Noticias

Cancelan en Europa patentes de células madre obtenidas de la destrucción de embriones humanos

El alto tribunal de Justicia de la UE (TUE) asegura en la motivación de la sentencia que se debe “excluir toda posibilidad de patentar (el embrión) si ello daña el debido respeto de la dignidad humana”.
image

Cancelan en Europa patentes de células madre obtenidas de la destrucción de embriones humanos

Bruselas. Por “respeto a la dignidad humana”, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE), en Luxemburgo, determinó que las células madre obtenidas a partir de la destrucción de embriones humanos no se podrán patentar en Europa, aunque se utilicen para la investigación científica.

Se trata de una decisión trascendental, pues da la razón a quienes defienden la vida desde sus etapas más primigenias: la fecundación del óvulo. La primera reacción del mundo científico fue de decepción ante la sentencia, que consideran un ataque a sus trabajos debido a “consideraciones éticas y morales”.

Un óvulo, sostiene el tribunal de Luxemburgo, puede ser considerado embrión desde el momento mismo de la fecundación. Pero los jueces van más allá, al afirmar que incluso un óvulo no fertilizado que haya sido manipulado científicamente y, por ello, esté “en disposición de iniciar el proceso de desarrollo de un ser humano” debe ser considerado un embrión a todos los efectos de protección legal.

El alto tribunal de Justicia de la UE (TUE) asegura en la motivación de la sentencia que se debe “excluir toda posibilidad de patentar (el embrión) si ello daña el debido respeto de la dignidad humana”.

La sentencia se remite a la disputa entre la organización ecologista internacional Greenpeace y el neurobiólogo alemán Oliver Brüstle, quien desde 1997 es titular de una patente registrada de células progenitoras neuronales aisladas y depuradas a partir de células madre embrionarias humanas utilizadas para tratar enfermedades neurológicas como el Parkinson o la esclerosis múltiple.

Greenpeace había exigido ante la justicia germana que se anulara la patente de Brüstle. No obstante, el tribunal federal germano de justicia planteó al TUE una consulta antes de pronunciarse. Ahora Greenpeace ha visto colmadas sus expectativas, tras el rechazo de la justicia de la UE a las tesis del científico germano.

“Hay que proteger la vida humana de toda forma de explotación comercial, en todas las fases del desarrollo. Eso también se aplica a los embriones desde sus fases más primigenias”, aseguró Christoph Then, asesor científico de Greenpeace, informó Dpa el 18 de octubre de 2011.

En todo caso, la sentencia supone un duro golpe para los especialistas en Europa, que verán muy limitado su margen legal de maniobra para investigar en ese terreno: “el concepto de embrión humano debe entenderse en sentido amplio”, afirma el tribunal europeo.

“Los científicos han encontrado en los últimos años distintas maneras de producir células madre adecuadas, sin tener que destruir embriones humanos”, subrayó Then.

No obstante, Oliver Brüstle expresó abiertamente su decepción: “La sentencia... conducirá a la estigmatización de toda esa rama de la investigación (con células madre embrionarias). Esto no tiene relación directa con una patente en concreto, en realidad el TUE ha mandado una señal de mucho mayor alcance: lo que ustedes están haciendo se sale de las normas de la ética”, se lamentó.

Con la sentencia en la mano, a partir de ahora bajo el término “embrión humano” debe considerarse a todo óvulo fertilizado. “Un proceso que implica la extracción de células madre de un embrión humano en el estadio de ‘blastocisto’ (máximo cinco días tras la fecundación) y la destrucción del mismo no es patentable”, explica el TUE en su razonamiento.

Sin embargo, los jueces estiman posible que se realice una patente para una terapia determinada o el diagnóstico de un embrión, por ejemplo en el caso de una malformación.

“El uso de embriones humanos con fines terapéuticos o diagnósticos aplicados al propio embrión y para el que sean útiles es patentable”, afirma el alto tribunal de Luxemburgo.

Las decisión afecta a las patentes de células embrionarias, así como al proceso de su creación. El uso de células madre embrionarias ha generado un fuerte debate en todo el mundo, pues proceden de embriones que se destruyen para conseguir esas células.