Noticias

Cerebro femenino muestra mayor empatía ante rostros tristes

Una investigación realizada por científicos de la Universidad de Navarra en España revela que el cerebro de las mujeres reaccionan con mayor intensidad a los rostros que reflejan expresiones de tristeza o de dolor.
image

Cerebro femenino muestra mayor empatía ante rostros tristes

Científicos de la Universidad de Navarra, en España, comprobaron tras realizar una investigación que el cerebro femenino responde con mayor intensidad a los rostros con expresiones de tristeza o dolor.

"Entendemos a los otros, no solo por situarnos en su lugar, sino también porque somos capaces de contagiarnos de lo que sienten", expresó la catedrática de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad, Natalia López Moratalla, a través de un video difundido en la casa de estudios.

La especialista ha intentado analizar las raíces biológicas de la empatía hasta ver que procede de vínculos afectivos innatos.

En los trabajos realizados en monos, se utilizó  un sistema de neuronas denominadas espejo, que eran capaces de reproducir en su interior de modo inconsciente la intención de otro congénere. La especialista explica que "El cerebro motor del mono que veía cómo a otro le ofrecían un cacahuete, se disponía a alargar la mano".

Asimismo, otros experimentos han mostrado que, ante la visión del dolor infligido a una persona querida, se activan sus mismos centros afectivos del dolor físico, "más cuanto mayor es el afecto hacia la persona que sufre el dolor.

"Estos dolores, sin dolor, permiten, especialmente a las mujeres, compadecer, sentir compasión", según señala.

El vídeo de la Universidad de Navarra pone de manifiesto que, a través del rostro se expresa toda la riqueza afectiva, leer los pensamientos, hacerse cargo de la situación interior de la persona o reconocer sus deseos e intenciones.

En opinión de López Moratalla, "es difícil mentir utilizando los gestos naturales. Solamente las personas como los buenos actores, a través de ejercicios y entrenamiento, consiguen meterse en la piel del personaje que interpretan y son capaces de transmitir a través de la expresión de su rostro determinados sentimientos de forma premeditada".