Noticias

Científicos mexicanos trabajan en crear nanotransportadores de fitofármacos

Además se buscan alternativas para tratar diabetes, artritis y aterosclerosis. La meta es conseguir que actúen con su potencial tóxico sobre células tumorales sin generar efectos colaterales en ningún punto del organismo que no sea el indicado.
image

Científicos mexicanos trabajan en crear nanotransportadores de fitofármacos

Científicos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) llevan a cabo un proyecto para crear nanotransportadores de fitofármacos que actúen con su potencial tóxico sobre células tumorales, pero sin generar efectos colaterales en otras partes del organismo.

Científicos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) llevan a cabo un proyecto para crear nanotransportadores de fitofármacos que actúen con su potencial tóxico sobre células tumorales, pero sin generar efectos colaterales en otras partes del organismo.

El proyecto de síntesis de nanotransportadores es dirigido por el doctor Eduardo San Martín Martínez, quien explicó que a escala mundial hay grupos de investigación que realizan trabajos sobre el desarrollo de nanotransportadores de fármacos, pero debido a que México cuenta con una amplia biodiversidad de plantas medicinales, se optó por la evaluación de algunas de ellas, ya que la mayoría de los fármacos son extraídos de las plantas.

El proyecto de síntesis de nanotransportadores es dirigido por el doctor Eduardo San Martín Martínez, quien explicó que a escala mundial hay grupos de investigación que realizan trabajos sobre el desarrollo de nanotransportadores de fármacos, pero debido a que México cuenta con una amplia biodiversidad de plantas medicinales, se optó por la evaluación de algunas de ellas, ya que la mayoría de los fármacos son extraídos de las plantas.

San Martín Martínez indicó que como parte del proyecto evaluarán plantas para el tratamiento de distintas enfermedades, pero han enfocado los primeros estudios a la búsqueda de plantas para combatir el cáncer de mama, por ser un padecimiento de alta incidencia a nivel mundial.

San Martín Martínez indicó que como parte del proyecto evaluarán plantas para el tratamiento de distintas enfermedades, pero han enfocado los primeros estudios a la búsqueda de plantas para combatir el cáncer de mama, por ser un padecimiento de alta incidencia a nivel mundial.

“Actualmente estamos evaluando la toxicidad de alrededor de 15 plantas y hemos comprobado que algunas tienen un efecto superior que el taxol, que es uno de los fármacos más utilizados en la clínica para combatir células tumorales de cáncer de mama”, afirmó en un boletín del IPN (19/02/13).

“Actualmente estamos evaluando la toxicidad de alrededor de 15 plantas y hemos comprobado que algunas tienen un efecto superior que el taxol, que es uno de los fármacos más utilizados en la clínica para combatir células tumorales de cáncer de mama”, afirmó en un boletín del IPN (19/02/13).

El politécnico explicó que el primer paso del procedimiento es obtener los extractos mediante distintos solventes por gradiente de polaridad y analizar cuál es la mejor técnica para su obtención; luego prueban el potencial citotóxico en células tumorales y normales, y a partir de ahí estudian cuál el mejor transportador para hacer llevar el compuesto al sitio específico sin generar efectos secundarios a nivel celular.

El politécnico explicó que el primer paso del procedimiento es obtener los extractos mediante distintos solventes por gradiente de polaridad y analizar cuál es la mejor técnica para su obtención; luego prueban el potencial citotóxico en células tumorales y normales, y a partir de ahí estudian cuál el mejor transportador para hacer llevar el compuesto al sitio específico sin generar efectos secundarios a nivel celular.

“Después de múltiples ensayos de extracción, purificación y nanoencapsulación decidimos evaluar su efecto en cáncer de mama. Con el extracto que tuvo mayor efectividad se observó que además de matar a 82 por ciento de las células tumorales en 72 horas, las células sanas a las cuales se les administró el fitofármaco nanoencapsulado comenzaron a multiplicarse normalmente sin efecto secundario”, aseguró.

“Después de múltiples ensayos de extracción, purificación y nanoencapsulación decidimos evaluar su efecto en cáncer de mama. Con el extracto que tuvo mayor efectividad se observó que además de matar a 82 por ciento de las células tumorales en 72 horas, las células sanas a las cuales se les administró el fitofármaco nanoencapsulado comenzaron a multiplicarse normalmente sin efecto secundario”, aseguró.

Refirió que el encapsulamiento del fitofármaco es una tarea meticulosa, debido a que se debe elegir el biopolímero más adecuado, de acuerdo con la polaridad del compuesto; es decir, debe haber una compatibilidad entre el extracto purificado y los polímeros, ya que algunos pueden recubrirse con nanocápsulas poliméricas, otros con liposomas y a otros se les debe agregar emulsificantes.

Refirió que el encapsulamiento del fitofármaco es una tarea meticulosa, debido a que se debe elegir el biopolímero más adecuado, de acuerdo con la polaridad del compuesto; es decir, debe haber una compatibilidad entre el extracto purificado y los polímeros, ya que algunos pueden recubrirse con nanocápsulas poliméricas, otros con liposomas y a otros se les debe agregar emulsificantes.

El investigador politécnico expuso que para asegurar que el fitofármaco llegue únicamente a las células tumorales es necesario establecer una estrategia. “Las células tumorales adquieren una característica que no tienen las células sanas, que es el incremento de la permeabilidad y retención, la cual se aprovecha para que el fitofármaco nanoencapsulado las pueda retener”.

El investigador politécnico expuso que para asegurar que el fitofármaco llegue únicamente a las células tumorales es necesario establecer una estrategia. “Las células tumorales adquieren una característica que no tienen las células sanas, que es el incremento de la permeabilidad y retención, la cual se aprovecha para que el fitofármaco nanoencapsulado las pueda retener”.

Indicó que para asegurar que el fitofármaco mate las células malignas, colocan en las nanocápsulas anticuerpos, lo que hace que se encaminen específicamente a las células tumorales, las cuales se adhieren a la superficie de la nanocápsula, se comienzan a alimentar de ella y, llegado el momento, se libera el fármaco que les causa la muerte.

Indicó que para asegurar que el fitofármaco mate las células malignas, colocan en las nanocápsulas anticuerpos, lo que hace que se encaminen específicamente a las células tumorales, las cuales se adhieren a la superficie de la nanocápsula, se comienzan a alimentar de ella y, llegado el momento, se libera el fármaco que les causa la muerte.

Puntualizó que para tener éxito se debe tomar en cuenta la forma más conveniente de administración del fitofármaco, para ello evalúan la estabilidad, tamaño y distribución de los nanotransportadores. Deben tener la dimensión ideal para que el sistema inmune no los detecte y puedan penetrar en el organismo sin ningún problema. A las nanopartículas les agregan un surfactante con el propósito de evitar que se aglomeren e incrementen su tamaño.

Puntualizó que para tener éxito se debe tomar en cuenta la forma más conveniente de administración del fitofármaco, para ello evalúan la estabilidad, tamaño y distribución de los nanotransportadores. Deben tener la dimensión ideal para que el sistema inmune no los detecte y puedan penetrar en el organismo sin ningún problema. A las nanopartículas les agregan un surfactante con el propósito de evitar que se aglomeren e incrementen su tamaño.

Señaló que hay diferentes vías de administrar los fitofármacos, como la oral, sublingual, venosa y dérmica. Destacó que para tratar el cáncer de mama se estudiará la forma más adecuada de hacerlo, y dijo que hasta el momento todo indica que la aplicación podría ser por infiltración en la zona tumoral.

Señaló que hay diferentes vías de administrar los fitofármacos, como la oral, sublingual, venosa y dérmica. Destacó que para tratar el cáncer de mama se estudiará la forma más adecuada de hacerlo, y dijo que hasta el momento todo indica que la aplicación podría ser por infiltración en la zona tumoral.

Miguel Aguilar Méndez, también investigador del CICATA, Unidad Legaria, explicó que en los recubrimientos que se emplean para encapsular los fitofármacos se utilizan biomateriales como proteínas, carbohidratos, lípidos y biopolímeros, que son agentes que no representan riesgos para la salud, porque son compatibles con el organismo.

Miguel Aguilar Méndez, también investigador del CICATA, Unidad Legaria, explicó que en los recubrimientos que se emplean para encapsular los fitofármacos se utilizan biomateriales como proteínas, carbohidratos, lípidos y biopolímeros, que son agentes que no representan riesgos para la salud, porque son compatibles con el organismo.

Refirió que además de probar los fitofármacos evalúa nanopartículas de plata para eliminar células tumorales, pues está comprobado el uso de este compuesto en la eliminación de virus y bacterias.

Refirió que además de probar los fitofármacos evalúa nanopartículas de plata para eliminar células tumorales, pues está comprobado el uso de este compuesto en la eliminación de virus y bacterias.

Los científicos politécnicos indicaron que los estudios se llevan a cabo in vitro con resultados muy alentadores, y aseguraron que a la par, los especialistas de la ENMH realizan investigaciones de genómica y proteómica para conocer, entre otros aspectos, cómo se metabolizan los fitofármacos y en qué se transforman.

Los científicos politécnicos indicaron que los estudios se llevan a cabo in vitro con resultados muy alentadores, y aseguraron que a la par, los especialistas de la ENMH realizan investigaciones de genómica y proteómica para conocer, entre otros aspectos, cómo se metabolizan los fitofármacos y en qué se transforman.

También comentaron que actualmente se trabaja con los extractos crudos que se purifican mediante técnicas cromatográficas y el siguiente paso será identificar el posible componente que actúa como agente citotóxico para realizar la síntesis química.

También comentaron que actualmente se trabaja con los extractos crudos que se purifican mediante técnicas cromatográficas y el siguiente paso será identificar el posible componente que actúa como agente citotóxico para realizar la síntesis química.

Ambos investigadores señalaron que como producto de este estudio se están generando alrededor de 10 trabajos de tesis de maestría y doctorado, cuyos resultados se han incorporado a la línea de investigación.

Ambos investigadores señalaron que como producto de este estudio se están generando alrededor de 10 trabajos de tesis de maestría y doctorado, cuyos resultados se han incorporado a la línea de investigación.

El grupo de estudiantes de maestría y doctorado que trabaja en el proyecto mostró satisfacción por los resultados obtenidos hasta el momento, y manifestó el deseo de continuar en el camino de la investigación.

El grupo de estudiantes de maestría y doctorado que trabaja en el proyecto mostró satisfacción por los resultados obtenidos hasta el momento, y manifestó el deseo de continuar en el camino de la investigación.

Con el propósito de desarrollar nuevos tratamientos para enfermedades crónico degenerativas como cáncer, diabetes, artritis y aterosclerosis se puso en marcha una línea de investigación multidisciplinaria, en la que participan científicos del Centro de Investigación Aplicada y Tecnología Avanzada (CICATA), Unidad Legaria; de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMH), y de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Biotecnología (UPIBI).

Con el propósito de desarrollar nuevos tratamientos para enfermedades crónico degenerativas como cáncer, diabetes, artritis y aterosclerosis se puso en marcha una línea de investigación multidisciplinaria, en la que participan científicos del Centro de Investigación Aplicada y Tecnología Avanzada (CICATA), Unidad Legaria; de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMH), y de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Biotecnología (UPIBI).

También colaboran con especialistas del Centro de Investigación e Innovación Tecnológica (CIITEC), del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (CINVESTAV) del IPN, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Universidad Iberoamericana y de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ).

También colaboran con especialistas del Centro de Investigación e Innovación Tecnológica (CIITEC), del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (CINVESTAV) del IPN, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Universidad Iberoamericana y de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ).

Además de los doctores Eduardo San Martín Martínez y Miguel Aguilar Méndez, colaboran en la línea de investigación los científicos Mónica Rosalía Jaime Fonseca de CICATA, Unidad Legaria; David Guillermo Pérez Hishiwara, Consuelo Gómez García y Nury Pérez Hernández, de la ENMH; Patricia Rodríguez Fragoso y Alfredo Cruz Orea, del CINVESTAV; Ruth Pedroza Islas de la Universidad Iberoamericana; Jorge Yáñez Fernández de la UPIBI, Teresita Cardona Juárez del CIITEC; María Eugenia Ruiz Ortiz, de la UNAM, y Luis Octavio Sánchez Vargas, de la UACJ.

Además de los doctores Eduardo San Martín Martínez y Miguel Aguilar Méndez, colaboran en la línea de investigación los científicos Mónica Rosalía Jaime Fonseca de CICATA, Unidad Legaria; David Guillermo Pérez Hishiwara, Consuelo Gómez García y Nury Pérez Hernández, de la ENMH; Patricia Rodríguez Fragoso y Alfredo Cruz Orea, del CINVESTAV; Ruth Pedroza Islas de la Universidad Iberoamericana; Jorge Yáñez Fernández de la UPIBI, Teresita Cardona Juárez del CIITEC; María Eugenia Ruiz Ortiz, de la UNAM, y Luis Octavio Sánchez Vargas, de la UACJ.