Noticias

Comer altas dosis de azúcar regularmente puede afectar la memoria

Un estudio de la Universidad de California en Los Ángeles confirmó que consumir grandes cantidades de azúcar de forma regular puede afectar la memoria y el aprendizaje. También se demostró que los alimentos ricos en Omega-3 pueden contrarrestar los efectos negativos de un alto consumo de fructosa.
image

Comer altas dosis de azúcar regularmente puede afectar la memoria

Consumir grandes cantidades de azúcar de forma regular puede afectar la memoria y el aprendizaje, así lo demostró  un estudio llevado a cabo por un estudio de la Universidad de California en Los Ángeles (Estados Unidos).

"Encontramos que la dieta que uno tenga, especialmente los azúcares, puede tener efecto en el cerebro y la forma en la que uno piensa", declaró Fernando Gómez-Pinilla, profesor de neurocirugía en la Escuela de Medicina de UCLA y uno de los autores del estudio.

El reporte, que fue divulgado en el Journal of Physiology, logra demostrar por primera vez esta relación y encontró, asimismo, que incluir en la dieta alimentos ricos en Omega-3 puede contrarrestar los efectos negativos de un alto consumo de fructosa.

La publicación narra que los investigadores utilizaron almíbar de maíz, que es comúnmente utilizado en buena parte de los alimentos procesados, bebidas gaseosas y comidas para bebés, por ser seis veces más dulce que el azúcar de caña.

"No nos preocupa la fructosa que proviene de las frutas, que contiene importantes antioxidantes. Estamos preocupados por el almíbar de maíz alto en azúcar que se agrega a los alimentos procesados como edulcorante y conservantes", indicó el experto.

Durante seis semanas, los investigadores observaron a dos grupos de ratas que consumieron una solución de fructosa y uno de los dos grupos recibió además ácidos grasos Omega-3 (DHA).

"Los animales que no recibieron DHA eran más lentos y sus cerebros mostraron una disminución de la actividad. En estos casos las células del cerebros tenían problemas de enviar señales entre unas y otras que afectaban la habilidad de las ratas de pensar con claridad y recordar la ruta que habían aprendido seis semanas antes", explicó Gómez-Pinilla.

Los investigadores encontraron también que las ratas a las que no se les suministró DHA desarrollaron signos de tener resistencia a la insulina y al analizar el tejido del cerebro en estos animales encontraron que la insulina había perdido gran parte de su poder de influir en las células cerebrales.

Según Gómez-Pinilla, el exceso de fructosa puede ser el culpable de la disfunción en el cerebro de las ratas con deficiencia de DHA, al "bloquear" la habilidad de la insulina de regular la forma en la que las células guardan y usan el azúcar para la energía requerida para procesar los pensamientos y emociones.

Ante esta afirmación, el profesor de neurocirugía en la Escuela de Medicina de UCLA aseguró que se trata de la primera vez que quedaría demostrado este vínculo entre el consumo de fructosa y el funcionamiento del cerebro

El experto recomendó tener una dieta saludable y equilibrada, que incluya frutas y vegetales frescos, yogurt y alimentos ricos en Omega-3, como las nueces y el salmón, en lugar de alimentos saturados en grasas y azúcar.