Noticias

Consejos para no deprimirse ante la crisis

Definir la intensidad del problema y los factores que se asocian al mismo es un paso importante para afrontar con éxito las situaciones asociadas a los momentos de crisis. El apoyo familiar y la valoración positiva también contribuyen a una mejora.
image

Consejos para no deprimirse ante la crisis

La Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC) defiende la potenciación de ciertas habilidades en el paciente que le ayuden a afrontar con éxito los problemas asociados con los momentos de crisis.

Las medidas que los médicos de familia proponen para hacer frente situaciones adversas son las siguientes:

1. Delimitar el problema: No se debe olvidar que se trata de una situación pasajera y como otras crisis, su duración puede ser temporal.

2. Definir la intensidad del problema y los factores asociados al mismo: Es recomendable aceptar la realidad tal como es y, a su vez, diferenciar aquellos factores que no dependen de nosotros mismos y que, por tanto, no podemos modificar de aquellos otros sobre los que se puede actuar.

3. Obtener la información precisa para plantear alternativas: Se deben clarificar los diferentes elementos sobre los que tenemos capacidad de actuación. Bajar nuestro nivel de consumo, aumentar y mejorar nuestra preparación laboral, madurar una idea de desarrollo personal aparcada desde hace años, etc.

4. Identificar propuestas o soluciones alternativas viables, y posponer proyectos muy difíciles de sacar adelante en el momento actual de crisis.

5. Planificar soluciones: Establecer un plan de acción y seguirlo, hacer que las cosas cambien.

Para esto, se debe priorizar y seleccionar las soluciones elegidas poniendo en marcha las acciones correspondientes en cada una.

6. Reevaluación positiva: Decidir aprender de la experiencia, evaluando y aprendiendo de los resultados.

7. Búsqueda de apoyo social: La comunicación es esencial para este tipo de casos. Se recomienda pedir ayuda a familiaras y amigos para establecer un apoyo concreto.

8. Mantener hábitos de vida saludables: Mantener horarios regulares de sueño; realizar ejercicio físico moderado; seguir una alimentación equilibrada y variada, basada en la dieta mediterránea, y no automedicarse, son algunas de las medidas que ayudarán a mantener la mente equilibrada.















 

Fuente: Agencias