Noticias

Consumidores de mariguana, menos propensos a subir de peso

Tras un estudio que retomó datos de 50 mil estadunidenses, investigadores del Hospital Louis-Mourier en Colombes, Francia, encontraron que entre quienes consumían mariguana al menos tres días a la semana sólo 17 por ciento presentaban obesidad.
image

Consumidores de mariguana, menos propensos a subir de peso

Nueva York. Pese a que fumar mariguana provoca hambre incluso incontrolable, de manera sorpresiva quienes son asiduos a ella tienen menos probabilidades de aumentar de peso que quienes no la consumen, según detalló un análisis realizado por especialistas franceses.

“Esto es sólo un resultado preliminar. No significa que la mariguana ayude realmente a perder peso, pero quizás haya un componente que lo hace”, comentó Yann Le Strat, de acuerdo con una nota de Reuters (12 de septiembre de 2011).

Con datos de más de 50 mil adultos estadunidenses, expertos dirigidos por Yann Le Strat, psiquiatra del Hospital Louis-Mourier en Colombes, Francia, descubrieron que apenas entre 14 y 17 por ciento de la gente que decía que fumaba mariguana al menos tres días a la semana era obesa.

Eso, comparado con entre 22 y 25 por ciento de tasas de obesidad entre las personas que decían que no los habían probado en los últimos 12 meses.

“En principio, pensamos que habíamos cometido un error”, dijo Le Strat, quien añadió que él y el coautor Bernard Le Foll comprobaron los resultados varias veces para asegurarse de que eran correctos.

El estudio, publicado en el American Journal of Epidemiology, incluyó dos encuestas de adultos estadunidenses; una entre 43 mil individuos y otra entre nueve mil 300 encuestados. Ambas fueron realizadas por áreas de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos entre 2001 y 2009.

American Journal of Epidemiology

La encuesta de mayor población determinó  que 14 por ciento de los fumadores de mariguana eran obesos frente a 22 por ciento de los que no lo hacía.

De igual modo, el sondeo de menor población arrojó que 17 por ciento de los fumadores de esta droga era obeso frente a 25 por ciento de los no fumadores. De todos los participantes en ambos estudios, entre 4 y 7 por ciento dijeron que fumaban al menos tres veces por semana.

El hecho añadido de fumar o no cigarrillos no tuvo influencia en estos descubrimientos, aunque los investigadores no observaron si los hábitos de dieta y ejercicio eran diferentes entre los fumadores y los no fumadores.

Según otro estudio reciente de la Administración Estadunidense de Abuso de Sustancias y Salud Mental, el uso de mariguana está en aumento en Estados Unidos. Casi 16 millones de residentes del país la consumieron en 2010, por encima de los 15 millones registrados en 2007.

Los científicos investigaron el papel de varias moléculas del humo de la mariguana que producen el efecto de estar colocado, la reducción del dolor y que pueden ser la base del hambre que provoca típicamente el consumo de esta droga.

Se cree que los cannabinoides, moléculas similares a sustancias químicas naturales en el cuerpo, son claves para estimular el apetito. Tanto que en 2006 se desarrolló un fármaco denominado Rimonabant diseñado para contrarrestar el efecto de los cannabinoides.

Rimonabant se aprobó en más de 30 países, pero no en Estados Unidos, para el tratamiento de la obesidad. Pero el fármaco se retiró del mercado dos años después porque se registró mayor riesgo de suicidio entre sus usuarios.

Los investigadores dijeron que quedaba por determinar si los cannabinoides son los únicos estimulantes del apetito en el humo de la mariguana o si otras sustancias químicas pueden dar explicación a este efecto.

Otros expertos dijeron que los resultados no les sorprendían.

“No hay pruebas de que el uso repetido de la mariguana pueda incrementar el peso corporal”, comentó Vincenzo Di Marzo, profesor del Instituto de Química Biomolecular en Pozzuoli, Italia, que no participó del estudio.

Di Marzo advirtió que el estudio no muestra que fumar mariguana ayude a perder peso, pero podría ser el punto de inicio para futuras investigaciones. Le Strat secundó esta opinión y alertó contra experimentar con la mariguana como una ayuda en la dieta.

“Veo gente que vive con dependencia a la mariguana. Espero que las personas no interpreten que los resultados quieren decir que si usan mariguana perderán peso”, añadió.