Noticias

Crónicos, 80% de casos de hepatitis C

Para el tipo B existe una vacuna y para el A se debe extremar la limpieza. En el caso de la hepatitis A, el virus generalmente se contagia por contaminación, y la hepatitis B y C el virus se propaga a través de la sangre, semen, flujos vaginales y otros fluidos.
image

Crónicos, 80% de casos de hepatitis C

Guadalajara, Jal. Por falta de detección oportuna e inadecuado tratamiento, hasta 80 por ciento de casos de hepatitis C pueden volverse crónicos, advirtió el investigador Alfredo Celis de la Rosa, adscrito al Hospital de Especialidades del IMSS en Jalisco.

.

Refirió que en los últimos años se han diagnosticado 600 nuevos casos de hepatitis en general, es decir, tipo A, B y C, y la prevalencia de las dos últimas variantes es de uno a 3 por ciento, dependiendo de los grupos de edad y población.

En una nota difundida por Notimex el 20 de noviembre de 2011, explicó que en el caso de la hepatitis A la forma de contagio suele ser por contaminación y el virus generalmente tiene su ingreso por vía oral, y la hepatitis B y C el virus se propaga a través de la sangre, semen, flujos vaginales y otros fluidos.

El especialista señaló que de manera general la hepatitis A afecta a población y con adecuada atención médica suele evolucionar rápido a la curación completa e incluso una vez que esto sucede la propia enfermedad genera defensas en el organismo contra la hepatitis.

Indicó que en la hepatitis B y C puede haber periodos de fases agudas, donde el paciente no se entera de que porta la enfermedad e incluso puede llegar a confundir sus síntomas con otro padecimiento.

Expresó que las manifestaciones de estas variantes de hepatitis suelen ser cansancio, pérdida de peso, falta de apetito, la orina se torna oscura, la retina del ojo se vuelve amarilla, incluso el excremento puede perder coloración.

Enfatizó que cuando la enfermedad se vuelve crónica el paciente sabe que tiene hepatitis cuando presenta complicaciones y éstas se manifiestan con insuficiencia hepática, en la tipo C pueden transcurrir años para que se detecten problemas en el hígado.

Destacó que para la hepatitis C no hay vacuna y la enfermedad puede manifestarse inicialmente como una cirrosis hepática o incluso como un tumor de hígado, y en el caso de la hepatitis B sí existe la vacuna y el IMSS Jalisco dispone de ella para aplicarla a su población derechohabiente.

La mejor manera de prevenir el contagio de hepatitis B y C es mantener relaciones sexuales seguras; es decir, con protección, no compartir agujas, mientras que para la tipo A es importante adoptar medidas higiénicas básicas y evitar consumir alimentos y productos en ambientes con poca limpieza.