Noticias

Cuestionan fiabilidad de nuevas terapias contra el cáncer

La tendencia a realizar pruebas clínicas pequeñas, rápidas y focalizadas en un solo tratamiento, coincide con la aprobación acelerada de medicamentos experimentales adoptados desde 1982 por la Administración de Medicamentos y Alimentos (por su sigla en inglés, FDA).
image

Cuestionan fiabilidad de nuevas terapias contra el cáncer

Un estudio divulgado en internet por la Revista de la Asociación Médica Estadounidense indica que los ensayos clínicos de nuevos medicamentos contra el cáncer, que a menudo incluyen un pequeño número de pacientes en comparación con otras enfermedades, son menos fiables.

La investigación difundida en la versión online del “Journal of Internal Medicine”, una publicación de la Revista de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA, por su sigla en inglés), explica además que estos ensayos clínicos se centran en una sola terapia sin comparación con otros tratamientos.

Según los autores del estudio, investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Duke en Carolina del Norte (sureste), que analizaron casi nueve mil pruebas clínicas, las limitaciones antes mencionadas plantean interrogantes acerca de la eficacia en la práctica de las terapias contra el cáncer.

Todos estos estudios clínicos habían sido registrados en el sitio web oficial del gobierno estadounidense “ClinicalTrials.gov” entre 2007 y 2010.

Este análisis se realizó en el marco de una asociación público-privada llamada “Iniciativa de Transformación de Ensayos Clínicos”, financiada por la Administración de Medicamentos y Alimentos (por su sigla en inglés, FDA) y la Universidad de Duke para fomentar la mejora de la investigación clínica del cáncer.

“Necesitamos entender mejor las fortalezas y debilidades de los estudios clínicos sobre el cáncer”, dijo Bradford Hirsch, profesor asistente de medicina en la Universidad de Duke, autor principal del estudio.



“Una de las principales razones por las que los ensayos clínicos sobre el cáncer son diferentes es que esta enfermedad es muy grave y por mucho tiempo hubo poco o ningún tratamiento para combatirla”, agregó.

Esta tendencia a realizar pruebas clínicas pequeñas, rápidas y focalizadas en un solo tratamiento, coincide con la aprobación acelerada de medicamentos experimentales adoptados desde 1982 por la FDA.

Este proceso busca facilitar y acelerar el acceso a estas terapias de pacientes con enfermedades graves como el cáncer, cuya vida está  amenazada.

“Es difícil reconciliar el deseo de desarrollar rápidamente nuevos tratamientos para salvar o prolongar la vida y la necesidad de producir los datos clínicos necesarios para tomar decisiones informadas”, dijo Hirsch.

“Desafortunadamente, muchos pequeños ensayos clínicos en oncología carecen de rigor y limitan la capacidad de evaluar adecuadamente estos tratamientos”, lamentó.