Noticias

Descubren por qué los tumores cambian de aspecto

Los investigadores descubrieron que unos microARNs, del grupo llamado microARNs-200S, sufren una inactivación química para la que dejan de expresarse y, al no estar presentes, las células tumorales cambian, se estiran, dejan de inhibirse y el tumor progresa.
image

Descubren por qué los tumores cambian de aspecto

Científicos del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), descubrieron que las células tumorales cambian de aspecto porque se apagan unos interruptores moleculares llamados microARNS-200s, que son los responsables de mantener el aspecto epitelial de las células.

El estudio del Instituto con sede en Barcelona, fue dirigido por Manel Esteller, jefe del Programa de Epigenética y Biología del Cáncer. El hallazgo se publicó en la revista científica Oncogene, del grupo Nature.

Los investigadores descubrieron que unos microARNs, del grupo llamado microARNs-200S, sufren una inactivación química para la que dejan de expresarse y, al no estar presentes, las células tumorales cambian, se estiran, dejan de inhibirse y el tumor progresa.

Según Esteller, los resultados derivados de la investigación demuestran que este es un proceso muy dinámico, y que el cambio sucede desde la aparición del tumor hasta la aparición de la metástasis.

El científico señala, sin embargo, que si se cambian las circunstancias ambientales que influyen en estas células, el proceso se revierte.

El estudio se realizó principalmente en tumores de mama y colon y, además de servir para conocer mejor la enfermedad, los resultados son importantes porque permiten predecir que es posible intervenir externamente en el proceso.

Mediante tratamientos farmacológicos se podría revertir el proceso y pasar de una forma muy evolucionada del tumor a una más primitiva, lo que iría asociado a una menor progresión de la enfermedad.

Las células tumorales mudan la piel, porque el cáncer no es una enfermedad estática sino que en su desarrollo acumula transformaciones para evadir las defensas naturales del organismo, adaptarse al nuevo entorno, protegerse de la quimioterapia y radioterapia y progresar hacia la metástasis.

Desde el IDIBELL se recuerda que se conocía poco de los mecanismos implicados en los cambios tumorales, y que existe una vía particularmente intrigante en la que inicialmente el tumor presenta un estado sólido, adherido a las células cercanas (epitelial) y se convierte en una masa más líquida, despegada de los tejidos anexos y más flexible (mesenquimal).