Noticias

En EU, 48% de jóvenes infectados con VIH ignoran su estado

Una actualización de las guías de la Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que los adolescentes sexualmente activos se hagan el test de VIH, lo que facilitaría detener la propagación del virus
image

En EU, 48% de jóvenes infectados con VIH ignoran su estado

Nueva York. Todos los adolescentes sexualmente activos deberían hacerse el test de VIH, debido a que 48 por ciento de los jóvenes infectados ignoran que lo están, lo que favorece la expansión de la epidemia, advirtieron especialistas estadounidenses.

Y en las zonas con altas tasas de infección, todos los adolescentes mayores de 16 años deberían hacerse el control, según recomienda una actualización de las guías de la Academia Estadounidense de Pediatría.

Más de 1.1 millones de estadounidenses están infectados con VIH y 55 mil de ellos tienen entre 13 y 24 años. “El 48 por ciento de los jóvenes infectados ignoran que lo están”, dijo el doctor Jaime Martínez, de la University of Illinois, en Chicago, quien participó de la redacción del informe publicado en la revista Pediatrics (31 de octubre de 2011), difundió Reuters.

Pediatrics

“Es importante saber que ese desconocimiento impulsa la epidemia”, agregó. El VIH causa sida cuando la persona no recibe tratamiento; los nuevos fármacos pueden impedirlo durante años. Saber si uno está infectado también reduce la transmisión del virus.

Desde 2006, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés) promueven que toda persona mayor de 13 años se haga el test de VIH independientemente de los factores de riesgo en las áreas con muchos casos sin diagnosticar.

La nueva recomendación es un poco más conservadora, indicó Martínez, quien manifestó que 60 por ciento de los alumnos de duodécimo grado se definen sexualmente activos y admiten que a menudo tiene relaciones sexuales luego de haber consumido alguna droga.

El autor comentó que el test del VIH cuesta unos 14 dólares y tiene una precisión de 99 por ciento. Menos de uno por ciento de las pruebas dan una falsa alarma. “Espero que los pediatras se sientan cómodos ofreciendo el test”, dijo Martínez.

Pero no a todos los expertos los convence la pesquisa universal. Un estudio de hospitales de Francia reveló que habría que hacerles el test a más de mil adultos para detectar una infección.

Por su parte, el panel federal de expertos U.S. Preventive Services Task Force no recomienda el test para la población general, pero promueve la pesquisa de los grupos de alto riesgo, como las prostitutas, los hombres que tienen sexo con hombres y los adictos a las drogas.

El doctor Jason Haukoos, del Centro Médico de Denver, es uno de los críticos de la modificación de los programas de control.

“Hay pruebas razonables que respaldan la pesquisa, pero se desconoce cuál es el mejor enfoque. La recomendación es una declaración razonable, pero no va muy lejos en cuanto a cómo debería implementarse”, dijo.

Haukoos señaló que, por ejemplo, existen dudas sobre el consentimiento y la información sobre los niños. Además, no se sabe quién cubriría los análisis extra.

“El gran problema acá es que ignoramos si es una medida costo-efectiva”, finalizó Haukoos.