Noticias

En los países de menos recursos los accidentes cerebrovasculares son más graves

Un trabajo firmado por dos investigadores argentinos demuestra, por primera vez estadísticamente, que los países más pobres y los que menos proporción de su PBI invierten en salud son los que tienen una mayor incidencia y mortalidad por accidente cerebrovascular.
image

En los países de menos recursos los accidentes cerebrovasculares son más graves

El trabajo realizado por dos investigadores explica además que la mayor proporción de eventos hemorrágicos (causados por la ruptura de una arteria cerebral) y también aquellos en los que el ACV se presenta a edades más tempranas, se registran en estos países.

"Diversas investigaciones anteriores se habían centrado en la relación entre el riesgo de ACV y la situación financiera individual o familiar -explica el doctor Luciano Sposato, uno de los autores de este estudio. "Lo que nosotros hicimos fue cruzar los datos ajustados del PBI con los de 48 estudios poblacionales realizados entre 1998 y 2008 en 22 países de los cinco continentes", explicó.

Esta singular ecuación introduce un nuevo factor para el diseño de políticas públicas de salud, ya que hasta ahora "el riesgo de ACV y sus consecuencias se consideraban resultados de factores étnicos, genéticos, ambientales, socioeconómicos y de la calidad de la atención médica", se lee en el trabajo que Sposato firmó junto a Gustavo Saposnik, director del Centro de Investigación en Stroke del Hospital St. Michael's, de la Universidad de Toronto.

Para llegar a esta conclusión, los científicos revisaron 5000 estudios y analizaron en profundidad 48 trabajos de 30 ciudades.

Se encontraron con que en los países de alto PBI el ACV se presenta a edades más tardías y tiene menor mortalidad. Pero también que la inversión en salud resultó ser otro factor que podía alterar este balance: "Si un país pobre invierte una proporción mayor del PBI en salud, tiene mejores marcadores", explica Sposato.

"Hasta ahora, la literatura médica sugería que los países latinoamericanos tienen mayor frecuencia de ACV hemorrágicos que isquémicos, aquellos en los que la obstrucción de una arteria impide la llegada de oxígeno al cerebro, por mal control de los factores de riesgo y por alcoholismo -dice Sposato-. Sin embargo, a partir de estos hallazgos, esa mayor frecuencia se puede explicar por menor riqueza" del país, explicó Saposnik.

Para Saposnik, una de las virtudes que tiene este trabajo es que tomó en cuenta países de los cinco continentes y que se basó en estudios poblaciones y no de hospitales individuales.

Y así como los países pobres tienen mayor mortalidad e incidencia de ACV, lo contrario también es cierto. "En aquellos con mayor PBI -agrega este último-, las personas padecen cuadros de menor gravedad, de menor mortalidad y a edades más avanzadas."