Opinión

En México más de cuatro millones de personas sufren depresión

La salud mental de las y los mexicanos se ve afectada por el alcoholismo, 6 millones lo padecen y alrededor de medio millón es adicto a las drogas, además de que medio millón más sufre esquizofrenia y un millón presenta cuadros epilépticos
depresion.jpg

Por: Alicia Yolanda Reyes.

 

Las cifras de enfermedades mentales en México son altas. La depresión afecta a cuatro millones de mexicanas y mexicanos; seguidos por los seis millones que sufren de alcoholismo, 400 mil son usuarios de drogas, un millón padecen epilepsia, medio millón de esquizofrenia y cinco de cada diez niños tiene algún tipo de retraso mental.

La Organización Mundial de la Salud ha señalado que las enfermedades mentales van a la alza, y que la depresión llegará a set el primer lugar de incapacidad para el 2020.

Las razones según señalan los profesionales de la salud mental,  son la inseguridad, los divorcios, el acoso escolar, la violencia intrafamiliar, la deserción escolar, el alcoholismo, la drogadicción y el desempleo, entre otros.

El problema es que las personas no acuden a los servicios de salud, y que éstos son insuficientes, ante la creciente demanda.

En el sector privado una sesión de psicoterapia tiene un costo mínimo de 500 pesos, por sesión, y en general se requiere mínimo de una sesión a la semana, así que no es fácil para la población en general acudir a recibir un tratamiento.

En el sector público las citas, las otorgan cada dos o tres meses, a todas luce insuficiente.

Otro problema es que la mayoría de los servicios de salud mental se encuentran en las grandes ciudades, entonces las personas que viven en lugares más pequeños, deben de trasladarse para recibir atención.

 En Jalisco por ejemplo existe el Instituto Jalisciense de Salud Mental SALME, y su directora  Lorena Hernández Muñoz reconoce que no se cuenta con el personal suficiente, ni siquiera para dar servicio a los habitantes de la zona metropolitana.

En el Hospital Civil también existe un área de salud mental pero se encuentra totalmente rebasada reconoce su director Héctor Raúl  Pérez Gómez, quien informa que cuentan con solo cinco psiquiatras, cuando mínimo deberían ser el doble para cubrir la demanda.

Se ha detectado que entre la población de menores de entre tres y doce años, el 15por ciento tiene algún trastorno mental o de conducta, y entre los adultos mayores de 65 años el 10 por ciento presenta cuadros demenciales.

Sin embargo menos de 50% del total de las personas afectadas están recibiendo algún tipo de atención especializada.

El presidente del Colegio de Psiquiatría de Jalisco Vicente Molina Ojeda, aseveró que la situación económica del país, ha obligado a las personas de clase media a acudir a los servicios públicos a solicitar atención, porque ya no pueden cubrir la terapia a nivel privado.

Además de las terapias, hay que sumar el costo de los medicamentos que en la mayoría de las ocasiones están arriba de mil pesos, por mes.

El Instituto Mexicano del Seguro Social y el ISSSTE también cuentan con servicio de salud mental, pero las citas las programan para cuatro o seis meses, lo que a todas luces en insuficiente.

Además hay que luchar con la creencia generalizada que una persona que acude al psiquiatra o al psicólogo está loca, y esto hace que las personas eviten hablar de sus problemas, hasta que entran en una crisis.

Es importante que padres y madres de familia estén atentas al comportamiento de sus hijos, porque es más fácil atender una patología mental en sus inicios, y no dejar que llegue a mayores proporciones.

Sergio desde niño presentaba problemas serios de conducta, lo expulsaron de varias escuelas por su comportamiento, en la casa los hermanos ya no quería convivir con él, finalmente el padre lo llevo a un paidopsiquiatra que le dio un tratamiento para modular su conducta, pero el papá decidió dejar de llevarlo, porque lo veía muy apagado.

Años después el chico comenzó a consumir drogas y a delinquir, hasta que después de varios problemas legales, un primo del chico, lo convenció de entrar a un centro de tratamiento, en la actualidad, lleva tres meses internado.

Todo lo anterior se pudo haber evitado si se hubiera tomado conciencia de que los medicamentos para tratar enfermedades mentales son fundamentales, y que deben de tomarse mientras el profesional de la salud lo recomiende.

Existen casos exitosos de chicos y chicas que lograron superar sus problemas mentales, pero existen muchos más que no fueron atendidos, y la depresión o el abuso de alcohol y drogas los ha llevado al suicidio o a delinquir(aliciayolandar@hotmail.com)