Noticias

En Uruguay usan cápsula para examinar el colon

La cápsula se toma como si fuera un remedio y al paciente se le colocan electrodos en el tórax y en el abdomen, que son los que captan las imágenes por radiofrecuencia.
image

En Uruguay usan cápsula para examinar el colon

Pequeños dispositivos que nacieron con otros fines se han convertido en una pieza indispensable para el diagnóstico temprano de enfermedades intestinales, se trata de las cápsulas endoscópicas, las primeras se diseñaron para recorrer el intestino delgado, después para explorar el esófago, la última generación es capaz de fotografiar con detalle el interior del colon en busca de lesiones sospechosas.

Este procedimiento permite diagnosticar cáncer, úlceras, divertículos y pólipos y ya está disponible en Uruguay.

El colon, también llamado intestino grueso, forma parte del sistema digestivo. Es un tubo hueco -de aproximadamente 1,5 metros de largo- en el cual el cuerpo produce y almacena las heces.

El método para estudiar el colon es la colonoscopía, un procedimiento efectivo pero invasivo y molesto, que requiere anestesia general y conlleva algunos riesgos, dice el especialista. Además, al efectuarse con un instrumento que se inserta a través del ano, tiene un cierto rechazo por parte de los pacientes.

Para el procedimiento con la cápsula esta se desplaza gracias a los movimientos peristálticos normales (contracciones de los intestinos) y no requiere insuflación de aire, lo que permite la visualización del intestino. En caso de sospecha de oclusión intestinal existe una cápsula reabsorbible que en 48 horas se deshace y se elimina sin causar molestias.La cápsula es eliminada por las heces, y no es reutilizable.

La efectividad de este nuevo método, desarrollado por la firma israelí Given Imaging, fue estudiada en una investigación en la que participaron 117 pacientes de ocho centros de salud en Europa. El estudio mostró que la cápsula endoscópica CCE-2 tiene una sensibilidad comparable a la colonoscopía, señala Gutiérrez.

La investigación concluyó que la cápsula detectó 84 por ciento de los pólipos de entre seis y diez milímetros (mientras que la colonoscopía captó 88 por ciento) y los tres carcinomas invasivos que tenían esos pacientes. "La CCE-2 parece tener una alta sensibilidad para la detección de pólipos clínicamente relevantes, por lo que podría ser considerado una herramienta adecuada para la imagenología colorrectal", indicaron autores de la investigación.

Para poder efectuarse el estudio con la cápsula, el paciente debe prepararse de un modo similar a si se realizara una colonoscopía. Eso implica tomar medicación que limpie el intestino y además hacer una dieta líquida y blanda.

El estudio puede practicarse a domicilio. La cápsula se toma como si fuera un remedio y al paciente se le colocan electrodos en el tórax y en el abdomen, que son los que captan las imágenes por radiofrecuencia. Además, la persona lleva un pequeño monitor colgado de un cinturón. Si lo desea puede ver las imágenes que la cápsula va registrando.

Durante su recorrido, la cápsula es capaz de tomar hasta 150 mil fotografías. Las imágenes se transmiten a través de las antenas que las reciben y envían por radiofrecuencia a la unidad de grabación de datos.

La cápsula es eliminada por vía ano-rectal en un período de 24 a 48 horas. Lo hace sin complicaciones, ya que su material no agrede al tubo digestivo.

Con información de El País de Uruguay