Noticias

Fármaco contra la osteoporosis, opción para enfrentar posibles pandemias de influenza

El pamidronato, tradicionalmente empleado contra la osteoporosis, resultó efectivo en el tratamiento de la influenza, explicaron científicos, quienes usaron ratones a los que se les sustituyó genéticamente el sistema inmune por uno de patrón humano.
image

Fármaco contra la osteoporosis, opción para enfrentar posibles pandemias de influenza

Hong Kong. Especialistas hallaron que un medicamento empleado desde hace años contra la osteoporosis puede atacar una serie de virus de la influenza, incluidos aquellos que pueden llevar a la muerte, como la gripe aviar H5N1.

La diferencia entre los fármacos antivirales y el pamidronato es que los primeros apuntan contra los virus de la gripe y los hacen mutar, mientras el segundo refuerza ciertas células inmunes del ser humano y las activa para exterminar las células infectadas con los virus de la influenza.

Así, este medicamento podría ser clave en una posible pandemia, pues desarrollar vacunas y aplicarlas lleva tiempo; por lo pronto, el equipo científico prepara ensayos clínicos con humanos para evaluar la eficacia del pamidronato contra la gripe.

Los expertos, que publicaron sus hallazgos en Journal of Experimental Medicine, describieron las células inmunes –llamadas células T gamma/delta– como capaces de reconocer las células infectadas con los virus de la gripe. Son enviadas a la membrana del material celular infectado y luego segregan e inyectan una enzima que lo elimina.

Journal of Experimental Medicine,

El fármaco activa y expande este grupo de células T, su número aumenta drásticamente y matan esas células infectadas con el virus, segregando e inyectando una enzima, dijo el profesor Malik Peiris, miembro del equipo de investigación e importante microbiólogo de la Universidad de Hong Kong.

A diferencia de los antivirales, que constantemente enfrentan la amenaza de volverse inútiles debido a la mutación de los virus y al desarrollo de resistencia, este medicamento no lidia directamente con los gérmenes de la influenza.

Este fármaco estimula nuestro propio sistema inmune, por lo que son menores las probabilidades de generar una mutación que vuelva a los virus resistentes a la medicación, dijo el profesor Lau Yu-lung, jefe de pediatría y medicina adolescente de la misma universidad.

En su experimento, los científicos usaron ratones genéticamente modificados, a los que se quitó  su sistema inmunológico y se lo sustituyó con uno humano.

Estos ratones básicamente tienen el sistema inmunológico de un humano y son modelos realistas para evaluar posibles medicinas y vacunas, indicó Peiris en una conferencia de prensa en Hong Kong, reportó Reuters el 29 de junio de 2011.

Los ratones humanizados fueron divididos en tres grupos, a los que se infectó con el virus pandémico H1N1, y los de la gripe aviaria H5N1 y H9N2.

En cada grupo, los ratones tratados con el medicamento se recuperaron muy rápidamente, mientras los que no recibieron tratamiento murieron a los pocos días, indicó el profesor Tu Wenwei, también integrante del equipo.

Lo interesante es que el fármaco no funcionó en los ratones humanizados que no tenían esas células T gamma/delta, lo que implica que la medicación sólo mejora la cantidad de esas células T, pero no las crea.

Peiris señaló que el medicamento sería clave en una pandemia, debido a que en ese caso las vacunas no pueden desarrollarse y aplicarse con suficiente rapidez. Una vacuna lleva entre seis y ocho meses para ser administrada; necesitamos otras opciones, expresó.

Esta medicación también podría ser usada para ayudar a combatir los virus altamente patógenos, como el H5N1, que a veces logran evadir los fármacos, como el habitualmente usado Tamiflu de Roche, conocido genéricamente como oseltamivir.