Noticias

Hallan mecanismo molecular que origina molestias en la enfermedad del ojo

El ojo seco viene causado por trastornos en la cantidad y calidad de la lágrima y da lugar a dolor e irritación ocular continua, parpadeo aumentado y visión alterada, pudiendo llegar a ocasionar ceguera.
image

Hallan mecanismo molecular que origina molestias en la enfermedad del ojo

Un equipo internacional de investigadores ha identificado el mecanismo molecular responsable de las molestias características de la enfermedad del ojo seco, la enfermedad ocular más frecuente del mundo y que se da especialmente en personas mayores.

El trabajo, en el que han participado científicos del Consejo Superior de Investigaciones  Científicas (CSIC), ha sido publicado en la revista Nature Communications.

El ojo seco viene causado por trastornos en la cantidad y calidad de la lágrima y da lugar a dolor e  irritación ocular continua, parpadeo aumentado y visión alterada, pudiendo llegar a ocasionar  ceguera, informó el CSIC en una nota de prensa.

“Hasta ahora sabíamos que los nervios de la superficie ocular son sensibles al aumento en la  concentración de sales, causada por la disminución en el volumen de la lágrima que tiene lugar en  la enfermedad del ojo seco”, detalló el investigador Carlos Belmonte, del Instituto de  Neurociencias de Alicante (este de España).

Sin embargo, se desconocía el mecanismo molecular responsable de la excitación de estos  nervios.

Según los autores del estudio, la proteína TRPM8 podría ser la responsable de las señales  nerviosas que les llegan al cerebro a los enfermos de ojo seco y les provocan el aumento del  parpadeo y las sensaciones de dolor.

El investigador Félix Viana, también del Instituto de Neurociencias, explicó que para este trabajo  se han usado ratones modificados genéticamente para suprimir la acción de la proteína TRPM8,  que está presente en las fibras nerviosas de la superficie ocular.

“Hemos podido comprobar que, en condiciones similares de concentración de sal en la lágrima,  nuestros ratones parpadeaban menos que los ratones que no habían sido sometidos a esta  modificación genética”, subrayó.












Fuente: EFE