Noticias

Instrumenta la Ssa nuevas medidas de prevención y atención oportuna de insuficiencia renal

La dependencia pondrá en marcha un programa piloto que consiste en identificar e intervenir de forma oportuna la enfermedad renal crónica, con apego a un protocolo de intervención diseñado y validado por expertos nefrólogos nacionales y extranjeros.
image

Instrumenta la Ssa nuevas medidas de prevención y atención oportuna de insuficiencia renal

La Secretaría de Salud (Ssa) pondrá en marcha un programa piloto que permita definir las intervenciones más costo-efectivas en la atención oportuna de la enfermedad renal. El programa consiste en identificar e intervenir de forma oportuna la enfermedad renal crónica, con apego a un protocolo de intervención diseñado y validado por expertos nefrólogos nacionales y extranjeros.

Se trata de que desde el primer nivel de atención se contenga el deterioro de las personas que padecen diabetes y que todavía cuentan con suficiente reserva renal remanente, y cuando ésta es insuficiente, se evite el daño acelerado del paciente, a fin de que se trasplante en mejores condiciones para que aumente su calidad y cantidad de sobrevida.

En el foro de Donación y Trasplante de Órganos “Un reto para la salud pública”, el titular de la Ssa, José Ángel Córdova Villalobos, afirmó que el programa piloto incluye a 40 mil personas de los estados de Jalisco y Nuevo León que padecen insuficiencia renal, a quienes se les harán evaluaciones cuatrimestrales que permitan, en menos de un año, definir las intervenciones a incluir en el Catálogo Universal de Servicios de Salud, de acuerdo con un boletín de la dependencia con fecha del 5 de agosto de 2011.

Dijo que en 2010 se realizaron dos mil 284 trasplantes renales, de ellos sólo 478 fueron de donador fallecido, de ahí la importancia de generar una cultura por la donación de órganos al morir.

Para resolver el reto del trasplante renal, añadió, junto con los servicios de Nefrología y trasplante de los Institutos Nacionales de Salud y Hospitales Federales de Referencia y Alta Especialidad, se implantará un modelo de procuración y obtención de órganos de personas fallecidas.

Asimismo, en estas instituciones se desarrolla un nuevo modelo de diálisis para quien espera su trasplante en los próximos seis meses o debe utilizar este método para sobrevivir permanentemente, lo que repercutirá en la inclusión de todas las formas de enfermedad renal.

Córdova Villalobos subrayó que la obtención de varios órganos de cada donante fallecido impulsará a los grupos de trasplante de pulmón, corazón, hígado y páncreas.

Puntualizó que la donación de órganos de personas fallecidas constituye la piedra angular del programa de trasplantes, debido a que los pacientes que requieren un órgano o tejido como el hígado, corazón o córnea no pueden ser donados en vida.

El trasplante de donante vivo es muy exitoso en México, sin embargo, no todos los pacientes cuentan con ese beneficio y cuando se logra, no siempre hay compatibilidad entre donante y receptor.

A pesar de que en los años recientes ha aumentado la práctica de donación de órganos y tejidos a 2.8 donadores por cada millón de habitantes, México aún está por debajo de otras naciones como España, que registra la tasa más alta con 32 donadores por millón de personas, informó.

Para facilitar el proceso de donación, se capacita a personal médico, a fin de contar con una red de hospitales procuradores de órganos y tejidos, y una red de centros con capacidad de trasplante.

Al inicio de 2011 se incluyó  al Seguro Popular el trasplante de médula ósea y de córnea para toda la población afiliada. Aunque el de médula ósea se cubría desde 2006 pero sólo para menores de 18 años. A la fecha se han atendido 193 casos.

En total, durante esta administración se han practicado más de 10 mil trasplantes de córnea y ocho mil de riñón, pero la lista de pacientes en espera es muy amplia, ya que sólo en la de riñón hay seis mil 900 y en total, se estima que hay 14 mil personas en lista de espera para obtener un órgano que le pueda salvar la vida.