Noticias

Investigación demuestra los beneficios de hablar solo

De niños o de adultos, todos tenemos soliloquios. Se estima que estas reflexiones en voz alta sin interlocutor suponen entre el 20 por ciento y el 60 por ciento de los comentarios que hacen los niños entre los cuatro y los 10 años
image

Investigación demuestra los beneficios de hablar solo

El soliloquio, es un habito común que tienen las personas, sobre todo cuando es necesario organizar pensamientos, resolver problemas y hasta desahogar en casos donde las personas tienden a estar muy preocupados, lo que implica una disminución de la tensión, afirma una nueva investigación en Estados unidos que ha descubierto beneficios de hablar solo.

Esta práctica es muy común en personas extrovertidas quienes son propensas a hablar sola con mayor frecuencia pues tienden a exteriorizar sus pensamientos y emociones, y si no hay nadie con quien hablar, estas optan por el soliloquio.

Si bien es cierto que hay prejuicios sobre esta práctica, los beneficios se muestran en la capacidad que le permite a las personas, enfocarse en las tareas como encontrar los objeto invisibles de forma más rápida.

Demostrado por los científicos de las universidades de Wisonsin-Madison y Pensilvania, en el estudio querían entender si hablar en voz alta ayuda en la búsqueda de objetos perdidos.

En el estudio, publicado en Quarterly Journal of Experimental Psychology (Revista Trimestral de Psicología Experimental), la mitad de los participantes debían repetir en voz alta el nombre de un objeto invisible.

Los investigadores, explican que esto se debe a "las etiquetas verbales -el habla autodirigida- pueden cambiar un proceso perceptual continuo".

"Por ejemplo, escuchar la palabra 'silla' puede temporalmente convertir nuestro sistema visual en un mejor 'detector de sillas' que si simplemente pensamos sobre una silla".

"Escuchar el nombre de un objeto puede mejorar nuestra capacidad de atender simultáneamente a múltiples regiones del espacio que contienen esos objetos nombrados y hacer visible un objeto que hasta ese momento era invisible" agregan los autores.

De niños o de adultos, todos tenemos soliloquios. Se estima que estas reflexiones en voz alta sin interlocutor suponen entre el 20 por ciento y el 60 por ciento de los comentarios que hacen los niños entre los cuatro y los 10 años. Ya en edad adulta, siguen con este proceso al estar en un supermercado buscando productos en el estante de exhibición o al contar una receta mientras cocinan.

Con información de BBC