Noticias

La diabetes afecta a uno de cada cinco menores entre 11 y 15 años

El consumo excesivo de refrescos, alimentos chatarra y poca actividad física ha incidido en el aumento de obesidad y enfermedades metabólicas en la infancia mexicana.
image

La diabetes afecta a uno de cada cinco menores entre 11 y 15 años

Por: Alicia Yolanda Reyes.

Por Alicia Yolanda Reyes

El consumo excesivo de refrescos, alimentos chatarra y poca actividad física ha incidido en el aumento de  obesidad y enfermedades metabólicas en la infancia mexicana, al grado que actualmente se considera que uno de cada cinco niños y jóvenes entre 11 y quince años padece de diabetes, ligada al sobrepeso y obesidad.

De acuerdo al  Dr. Alfredo Ortiz Cárdenas jefe del servicio de Endocrinología del Hospital General de Occidente en la ciudad de Guadalajara , en los próximos años una de cada tres personas nacidas después del año dos mil padecerá diabetes tipo 2, que anteriormente solo se presentaba a personas mayores de 40 años.

El médico señala que estamos viviendo en una sociedad obesogénica, y la diabetes es una epidemia que luego de atacar a los adultos, está contagiando a los menores.

Sin embargo las autoridades de salud no han hecho nada por modificar esta tendencia, ya que se han negado a exigir que los alimentos industrializados contengan etiquetas en las que se detalle el contenido y el  número de calorías por porción.

¿QUÉ ES LA DIABETES?

La diabetes comprende varios trastornos metabólicos que se caracterizan por una elevación de la glucosa circulante, ocasionada por una producción anormal de la insulina, defectuosa acción de ésta o ambas.

La elevación de la azúcar o glucosa en la sangre a la larga produce daños en varios órganos y tejidos como el riñón, el corazón, los nervios, los vasos sanguíneos y la retina, que se traduce en alta morbilidad y mortalidad.

El noventa por ciento o más de los menores que son detectados con diabetes tipo dos sufren de obesidad.

La obesidad es producto de diversas causas como la herencia y el estilo de vida. Es decir, un menor cuyo padre o madre tienen sobre peso , tendrá una posibilidad del 30 al 50 por ciento de desarrollarla.

Si son ambos padres el porcentaje se incrementa hasta un 75 por ciento. Por otro lado la alimentación der la familia incide de manera directa en esta problemática, por lo que es de suma importancia que cuando ya se tiene un antecedente familiar de diabetes es fundamental modificar la dieta.

Recordemos que los niños repiten conductas, si en casa se consumen refrescos, alimentos chatarras, golosinas y se no se incluyen frutas, verduras y agua natural de forma cotidiana, tarde o temprano se padecerá de obesidad y diabetes.

La diabetes tipo dos, se le conocía como del adulto obeso, y no dependiente a la insulina.

Actualmente las personas que viven con diabetes tipo 2 llegan a requerir de la insulina en menor tiempo, ya que al no modificar su estilo de vida, que incluye hacer ejercicio y modificar hábitos alimenticios, se van deteriorando más rápido.

Anteriormente se consideraba que una persona con un nivel en ayuno de 100 a 126 de glucosa en sangre era pre diabética, pero actualmente algunos profesionales de la salud, consideran que más de 110 de glucosa en ayuno es diabetes.

De cualquier manera es importante cuidar la alimentación de toda la familia, incluir más frutas y verduras y cereales en su estado natural, frijol, arroz, lenteja etc.

Evitar a toda costa los alimentos industrializadas o comidas rápidas, como hamburguesas, pizzas, así como los cereales de marca y los jugos y refrescos.

Enseñar a los menores a consumir agua natural, sin saborizantes, ni azúcares añadidas, además de limitar el uso de aparatos electrónicos y promover más juegos físicos, para evitar subir de peso y padecer estas enfermedades