Opinión

La Importancia de la Educación Sexual e​n ​l​a Adolescencia

Los embarazos adolescentes son un problema de salud pública en México. Las adolescentes de 10 a quince años tienen cinco veces más probabilidades de perder la vida por embarazo o parto en relación a las mujeres de 20 a 24 años, a eso hay que sumarle que un alto porcentaje de estas chicas se someten a abortos en malas condiciones.
embaadoles.jpg

Por: Alicia Yolanda Reyes.

Una de las maneras de abatir el alto índice de embarazo adolescente es ofrecer a este grupo de edad información científica y clara sobre salud sexual y salud reproductiva, para que llegado el momento cuenten con las herramientas que les permitan tomar una decisión adecuada para cuidar de su salud y evitar enfermedades de trasmisión sexual y embarazos no deseados.

México ocupa el primer lugar de los países pertenecientes a la Organización para el Desarrollo y Cooperación OCDE, de embarazos de niñas der 15 a 19 años.

Con una tasa de 73.6 bebés nacidos vivos por cada  mil nacimientos  que se producen en el país.

La mayoría de madres y padres de familia siempre piensan que sus hijas e hijos están demasiado jóvenes para recibir información sexual. Incluso existen grupos conservadores que por décadas se han opuesto a que la escuela proporcione información sobre el tema.

Como educadora sexual he detectado que estudiantes de secundaria ya están participando en relaciones sexuales con sus compañeros y compañeras sin utilizar ningún tipo de protección.

Por un lado porque su acceso a los condones es limitados y por otro porque temen que si sus padres o maestras les descubren con uno les castigaran.

A lo anterior hay que sumarle que la mayoría de los encuentros sexuales no son planeados, simplemente se dejan llevar por el momento.

La doctora Martha Villaseñor que por años estuvo trabajando en el Centro de Salud Sexual del Adolescente, del Instituto Mexicano del Seguro Social en Jalisco,  comenta que los chicos y chicas acuden a escondidas de los adultos a buscar información sobre métodos anticonceptivos.

Ahí se les brinda información, folletos elaborados especialmente para este grupo y se responden a sus dudas. Siempre se tienen condones disponibles para que puedan llevarse y se les instruye en su uso correcto.

Sin embargo deben tener cuidado porque en más de alguna ocasión han recibido acusaciones de estar empujando a los y las adolescentes a iniciar una vida sexual activa a temprana edad.

En un taller sobre prevención de embarazo y enfermedades de transmisión sexual de chicos y chicas de quinto y sexto año de primaria, se les solicitó al final de la plática que en unas tarjetas que se les proporcionaron preguntaran de forma anónima sobre sus dudas.

La gran sorpresa fue que a esa edad les preocupaba como obtener y dar placer a su pareja, como evitar salir embarazada, y que hacer en caso de que se presentara un embarazo.

Los padres y madres de estos adolescentes habían recibido una información previa sobre los temas que se tratarían en el taller, la mayoría estaba convencida de que sus hijos e hijas “todavía no pensaban en esas cosas”.

Sin embargo estuvieron de acuerdo en que se impartiera el taller porque las madres no se sentían con la capacidad de tocar esos temas con sus hijos e hijas.

Cuando al final se les informo las principales preocupaciones de los menores sobre el tema, fueron las primeras sorprendidas, y se comprometieron a informarse más y estar más atentas a qué tipo de material están consumiendo sus hijos e hijas.

Un padre de una chica de 15 años que resultó embarazada y tuvo su bebé, se le aconsejó llevarla a una clínica de planificación sexual para evitar que volviera a embarazar, la respuesta fue “yo no voy a estar alentando a que siga de loca”.

Afortunadamente una tía, con mayor criterio, la llevó a un ginecólogo que le puso un parche intradérmico, lo que evitó un nuevo embarazo a tan corta edad.

Debemos de aceptar que a las y los adolescentes corresponde decidir  cuando, como y con quién iniciar su vida sexual.

El inicio de la vida sexual es una decisión personal y respetable, corresponde a padres y madres de familia y a educadores y educadores proveer de las herramientas para que no se corran riesgos.

Decirle no tengas relaciones sexuales no funciona, es mejor decirle infórmate, cuídate y toma en cuenta que la relación sexual conlleva riesgos y responsabilidades. ¿qué tan preparado o preparada  están para enfrentarlos? (aliciayolandar@hotmail.com)