Opinión

La lactancia Materna, fundamental para salvar vidas

Alimentar a los recién nacidos con leche materna, desde sus primeras horas de arribar a este mundo, y por lo menos durante los siguientes seis meses, fomenta el desarrollo sensorial y cognitivo, y los protege de enfermedades tan frecuentes en la infancia como las diarrea y neumonías, señala la Organización Mundial de la Salud OMS, al tiempo que asevera, que en el 2015, se pudieron haber salvado más de medio millón de infantes en 75 países, si las madres les hubieran dado pecho.
lactancia.jpg

La leche materna es el mejor alimento para los bebes; desgraciadamente las grandes trasnacionales promueven leches “maternizadas” y logran confundir a las mujeres, que piensan que la suya, por ser más clara y delgada es menos nutritiva.

Algunos pediatras que han sido captados por la industria alimentaria, no suelen alentar a las madres para que intente lactar, y ello se ha traducido en que solo el 43 por ciento de los bebés en todo el orbe, sean amamantados.

En este contexto se instituyo  en 170 países, la semana mundial  de la lactancia materna, ya que se considera que es el mejor alimento, para la supervivencia, crecimiento y desarrollo de los infantes.

Entre los grandes beneficios que proporciona la leche materna, es que ofrece mayores posibilidades de supervivencia, un menor riesgo de contraer enfermedades como la diabetes, obesidad y otras enfermedades inmunológicas.

Los bebés alimentados con leche materna tienen un mejor desempeño en pruebas de inteligencia y un menor riesgo de padecer de diarreas y neumonía.

Los menores prematuros y quienes nacen con bajo peso al nacer son los que se benefician en mayor medida de la lactancia materna, aseveran expertas de la Liga de la Leche.

Otra de las ventajas de la lactancia es que protege a las madres del cáncer de mama y de ovario, sobre todo si alargan el periodo hasta los 24 meses.

La lactancia materna es un acto natural, señalan las expertas, pero al mismo tiempo es un comportamiento aprendido, por lo que se requiere del apoyo y asesoramiento, para mantener prácticas adecuadas .

Anteriormente en las maternidades era común que las promotoras de la leche en polvo abordaran a las madres en las primeras horas después del parto y les ofrecieran muestras médicas.

A partir de 1992, esta práctica se erradicó, sobre todo en los hospitales públicos y se instituyó en 16 mil hospitales de 170 países, El Hospital Amigo de la madre y el Niño y se capacitó al personal de enfermería y trabajo social para apoyar a las madres a dar pecho, resolviendo dudas y ofreciendo alternativas, desde posturales, hasta la famosa libre demanda.

Es decir a  los pequeños no se les sometería a un horario fijo para alimentarlos, sino que se les ofrecería el pecho cada vez que lo demandaran.

Si bien esta práctica suele ser extenuante para las  madres, pasados los primeros tres o cuatro meses, los bebés van marcando un horario de alimentación, y si al inicio demandaban ser alimentados día y noche, poco a poco se logra que duerman más horas en la noche, lo que permite que la madre se recupere.

De acuerdo a los expertos de la UNICEF, el principal problema para las madres trabajadoras es la falta de licencia de maternidad, más allá de los 45 días, por lo que se ha promovido en algunos contratos colectivos que se contemple el permitir a la madre un espacio de media a una hora, cada 4 horas para que pueda lactar, así como un espacio físico adecuado en donde pueda estar tranquila.

Sin embargo también se contempla el que una madre pueda ofrecer el pecho en cualquier espacio físico, como parques, restaurantes, y cualquier lugar público, con el objeto de que no tenga que esperar a llegar a casa para alimentar a su bebé.

La leche materna es el mejor regalo que podemos darle a nuestras hijas e hijos, además de que es económica y en la mayoría de los casos, no requiere de utensilios.(aliciayolandar@hotmail.com)