Noticias

La química del amor cambia con el tiempo

Los seres humanos somos máquinas químicas, así lo explica una experta de la Universidad Nacional de Colombia que tenemos un universo interno de 100 mil millones de células y en cada una de ellas ocurren 3000 reacciones
image

La química del amor cambia con el tiempo

Investigadores de la Universidad Nacional de Colombia explican que los niveles químicos cambian en parejas que llevan muchos años juntas y que sus intereses se centran aspectos diferentes al acercamiento físico.

La químico de la citada universidad Vilma Pinzón explica que esa sensación de mariposas en el estómago que se presenta en la etapa del enamoramiento puede permanecer entre 18 meses y 3 anos según indican distintas estadísticas.

La especialista explica que cada sustancia química tiene una función específica en el cuerpo. Así como las endorfinas y encefalinas son neurotransmisores que modulan el dolor, la temperatura corporal, y el hambre, la serotonina por su parte actúa en la inhibición de la ira, la agresión y el apetito.

En el caso del matrimonio, la experta indica que en la mayoría de los casos la pareja no se deja de amar, pero sí bajan los niveles de pasión, sudoración en las manos, cosquilleos en el estómago y rojo en la mejilla.

El organismo secreta sustancias andrógenas para satisfacer diversas necesidades y cada una de ellas tiene canales celulares que participan en otros procesos como las sensaciones de felicidad, amargura y tristeza que experimenta el ser humano en una relación.

La oxitocina es la sustancia responsable de los síntomas del enamoramiento y está relacionada con los patrones sexuales. Frecuentemente se asocia al contacto y al orgasmo.

La experta señala que los niveles de ciertas sustancias que produce el cuerpo humano se elevan en determinados momentos y contextos sociales. En la etapa del enamoramiento, por ejemplo, la oxitocina puede elevarse hasta en un 200 por ciento y “eso genera en las personas esas mariposas y sensaciones agradables, similar a las que producen las drogas alucinógenas”.

Pinzón recuerda que el cuerpo humano es 100 por químico y que ello no puede desconocerse. “Efectivamente somos máquinas químicas; tenemos un universo interno de 100 mil millones de células y en cada una de ellas ocurren 3000 reacciones”.

El cabello es proteína, la piel y uñas son colágeno y elastina y todo el mantenimiento y sostenimiento de la vida está soportada en bases estructurales químicas.

Con información de la Universidad Nacional de Colombia