Noticias

Las plantas nos enseñan a comprender mejor la respuesta inmune

Evitar los gérmenes para prevenir las enfermedades es algo común en las personas. Lavarse las manos frecuentemente, estornudar en la cara interna del codo. Estos son algunos consejos que aprenden los seres humanos. Pero las plantas, que también son vulnerables a los patógenos, tienen que defenderse solas. Crecen donde fueron plantadas, en un ambiente lleno de microbios y otras sustancias listas para atacar.
image

Las plantas nos enseñan a comprender mejor la respuesta inmune

Texas A&M AgriLife. Ahora, los investigadores están aprendiendo a partir de la respuesta inmune de las plantas que podría ayudarlos a entender más acerca de los seres humanos y la capacidad para protegerse de la enfermedad y evitar así las enfermedades autoinmunes.

Texas A&M AgriLife Texas A&M AgriLife

En el último número de la revista Science, los científicos de Texas AgriLife, informan sobre sus hallazgos de un "circuito único regulador" que controla la forma en la que las plantas activan y desactivan su sensor inmunológico.

Science

"La mayoría de las plantas y los animales, desarrollan sus vidas en buen estado de salud, aunque puedan haber sido sometidos a una gran cantidad de microbios patógenos", dijo Libo Shan, biólogo molecular de plantas y autor principal del artículo de la revista. "Los científicos de todo el mundo, se han interesado en averiguar cómo un huésped sano puede defenderse de la invasión de patógenos y apagar las respuestas de defensa con prontitud una vez que los factores de riesgo de intrusión están disminuyendo".

El equipo de investigación encontró un "circuito único regulador" en el que BAK1, una proteína implicada en el control de la muerte celular y la regulación de la hormona del crecimiento, recluta a dos enzimas (PUB12 y PUB13) al complejo sensorial inmune y pone a punto las respuestas inmunológicas.

Básicamente, la superficie de las células vegetales tienen sensores que detectan la invasión microbiana. Uno de los receptores mejor conocidos de las plantas, es el FLS2, que se encuentra en la planta Arabidopsis común.

FLS2 podría sentir la flagelina bacteriana, que es una parte del flagelo o cola que es la proyección en las células bacterianas que le ayudan a moverse. Cuando FLS2 percibe a la flagelina, una serie de "respuestas inmunes conservadas evolutivamente" se activan para repeler un ataque bacteriano, dijo Shan.

Pero la respuesta inmune no puede estar activada pues la planta deja de crecer y producir.

"Para evitar los efectos perjudiciales de larga duración de la activación inmune, los ejércitos de plantas y animales necesitan una manera de apagar la activación", señaló.

El equipo científico descubrió que la percepción de la flagelina recluta a PUB12 y PUB13 al receptor FLS2.

Estas dos enzimas podría agregar una etiqueta o firma bioquímica, llamada ubiquitina, al receptor FLS2, que da la información para degradar al sensor inmunológico, agregó. Como resultado de estas acciones, la señalización inmune disminuye.

Saber cómo funciona la señalización inmune puede ayudar a los investigadores a encontrar formas de ayudar a las plantas y animales -incluyendo a los humanos- a regular su sistema inmunológico.

Shan dijo que el mecanismo descubierto en su laboratorio, es muy amplio y que se pueden encontrar tanto en las plantas como en animales.

"El anfitrión tiene que saber cuando la señal se activa (para luchar contra un agente patógeno). A continuación, la respuesta inmune tiene que ir rápidamente hacia arriba y luego hacia abajo cuando ya no es necesario", señaló.

Shan cree que en el futuro esta capacidad podría conducir a la cura, en lugar de recurrir a la asistencia médica, en una amplia variedad de enfermedades incluyendo las alergias y otras enfermedades autoinmunes.

"Las plantas han descubierto la manera de sobrevivir en términos de resistencia a enfermedades y plagas", añadió. Podemos aprender de ellas muchas cosas a nivel molecular, que podrían ayudar a comprender mejor las respuestas ante los patógenos de animales.