Enfermedades

México Ocupa El Primer Lugar en Obesidad Infantil  en el Orbe

El nuevo etiquetado a los alimentos que se aprobó hace unos días podría ayudar a revertir la situación.
obesidadinf.jpeg

Por: Alicia Yolanda Reyes.

La mala alimentación desde la infancia, como el hecho de ofrecer biberón con leche maternizada, jugos y alimentos infantiles (gérber) entre otros han contribuido a que en México se viva una verdadera epidemia de sobrepeso y y obesidad.

Si a lo anterior le sumamos la inactividad física de los menores y jóvenes que pasan horas conectados al internet a través de los llamados teléfonos inteligentes, tablets, y demás aparatos.

Más los anuncios de alimentos chatarra, refrescos y jugos que ofrecen “bienestar y felicidad”, y en la práctica están llenos de azúcares, químicos y grasas que lejos de nutrir dañan la salud de las personas.

Hace unos días en una Plaza Comercial en Guadalajara, en el área de comida rápida observé a una pequeña de un año, año y medio cuando mucho que durante la hora que la madre estuvo consumiendo sus alimentos, acompañada de una señora que parecía ser la abuela de la bebé, se paso todo el tiempo con los ojitos fijos en una pantalla de teléfono, que mantenía a escasos 10 cms de su carita.

Lo que más me impresionó es que la madre vestía ropa médica, lo que me hace suponer que trabaja en algún hospital cercano, y que debería de  tener mayor conocimiento del daño que ese aparato le causará a su hija en todos los sentidos.

Por un lado existen estudios del daño cerebral y en la visión que causa en los menores la exposición a la pantalla de estos aparatos.

El nivel cognitivo de los bebes y niños que pasan demasiado tiempo frente a las pantallas se deteriora, y si a eso le sumamos que esas horas se roban al tiempo que debería estar realizando alguna actividad física, el daño es mayor.

Las y los educadores deberían estar más conscientes de la importancia de cuidar todas las áreas de desarrollo infantil, incluyendo la alimentación, la estimulación temprana y evitar el sedentarismo.

El cuerpo humano requiere de alimentación sana para crecer física e intelectualmente. Es importante que se come, cuando y donde comes.

No es lo mismo compartir los alimentos familiares en la mesa, a pedir una Pizza o cualquier otro producto industrializado y consumirlo frente a la televisión.  

Las grandes empresas de la industria alimentaria adicionan sus productos con sal, azúcar, saborizantes artificiales y grasas.

Esto hace que el paladar de los menores se habitúe a esos sabores y la comida real les resulte insípida.

Hay personas que nunca toman agua natural y prefieren los jugos enlatados, embotellados o los refrescos, aseveran incluso que el agua sabe fea.

Las verduras y frutas, difícilmente las incluyen en la dieta diaria, prefieren los pastelillos, galletas y todas esas cosas que ofertan en las tiendas y farmacias.

Para estar sano se requiere de ingerir proteínas y leguminosas. Huevo, carne, pescado, pollo, queso, frijoles, lentejas y semillas, que sirven para construir, mantener, reparar y mantener los tejidos del cuerpo.. Son fundamentales para crecer y desarrollarse.

Los cereales deben ser parte fundamental de la dieta, pero adquiridos en su estado natural, no los industrializados que ofrecen  en la tele y otros medios de comunicación. Este grupo de alimentos son los encargados de dar energía para poder realizar todas las actividades.

A su vez las frutas y verduras frescas proporcionan las vitaminas y fibras que requiere el organismo para mantenerse sano, y tener una buena digestión.

La inclusión de todos estos grupos en las comidas son fundamentales para evitar el sobrepeso y la obesidad, así como el buen funcionamiento del cerebro.

Por ultimo la recomendación es hacer tres comidas completas, desayuno, comida y cena con pequeñas cantidades de cada uno de los grupos, y consumir dos colaciones, una a media mañana y la otra por la tarde, para evitar que el estómago esté vacio muchas horas y se termine comiendo cualquier chuchería(aliciayolandar@hotmail.com)