Noticias

Molécula reduciría frecuencia de accidentes cerebrales

Dos laboratorios estadunidenses anunciaron que, después de un amplio estudio, hallaron que una nueva molécula podría reducir la frecuencia de los accidentes vasculares cerebrales.
image

Molécula reduciría frecuencia de accidentes cerebrales

Nueva York. Los laboratorios estadunidenses Bristol-Myers Squibb (BMS) y Pfizer revelaron alentadores resultados de un vasto estudio sobre una nueva molécula que podría reducir la frecuencia de los accidentes vasculares cerebrales (AVC).

Este estudio de fase III (la última antes de solicitar la comercialización del medicamento) fue hecho sobre 18 mil 201 pacientes, y demostró la superioridad del apixaban (nombre comercial: Eliquis) sobre warfarin (el tratamiento de referencia) en los pacientes que sufren de fibrilación arterial, aseguraron los farmacéuticos.

Para este tipo de pacientes, el apixaban es el primer anticoagulante que reduce "significativamente" los riesgos de muerte, afirmaron los dos gigantes laboratorios en un comunicado.

Los pacientes que toman apixaban presentan una probabilidad inferior a 21 por ciento de padecer un accidente vascular cerebral con respecto a los pacientes tratados con warfarin, así como 31 por ciento menos probabilidades de padecer una hemorragia importante y 1 por ciento de morir.

Estos resultados fueron presentados durante el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología en París y publicados en el diario especializado New England Journal of Medecine, difundió Afp el 28 de agosto de 2011.

New England Journal of Medecine

El estudio, realizado en mil 34 hospitales de 39 países, fue coordinado por Duke Clinical Research Institute (Carolina del Norte) y por Uppsala Clinical Research Institute (Suecia), precisaron BMS y Pfizer.

El riesgo de padecer un AVC es una creciente preocupación generada por el envejecimiento de la población.

Según los autores del estudio, 5 millones de estadunidenses y 6 millones de habitantes de la Unión Europea sufren de fibrilación arterial, la forma más común de perturbación del ritmo cardiaco, lo que los coloca en la categoría de riesgo de sufrir AVC.

La confirmación