Noticias

Mujeres viven más que los hombres en situaciones de hambruna

El estudio explica que en condiciones normales, la mortalidad de niños tiende a ser mayor que la de las niñas, por eso la proporción natural es de unos 107 niños nacidos por cada 100 niñas.
mujeres.jpeg

Los autores creen que esta superioridad tiene una explicación biológica

De acuerdo con un estudio realizado por Virginia Zarulli, investigadora del Centro Max Planck de Odense (Dinamarca), las mujeres de corta edad resisten mejor que los varones en momentos de hambrunas, epidemias o esclavitud, aunque no está claro por qué.

Según el estudio publicado recientemente en la revista de la Academia Nacional de Ciencias de EE UU., las mujeres también resisten mejor en estas horribles condiciones y destapan un hecho sorprendente. La mayor parte de ventaja entre ellos y ellas aparece en el primer año de vida.

El trabajo analiza también las defunciones entre esclavos en la isla caribeña de Trinidad (Trinidad y Tobago) a principios del siglo XIX, durante hambrunas en Ucrania en 1933, Suecia entre 1772 y 1773 e Irlanda entre 1845 y 1849, y dos epidemias de sarampión en Islandia en 1846 y 1882. Solo se contemplan casos en los que la esperanza de vida de uno o los dos sexos bajó de los 20 años.

“Solo hemos encontrado casos documentados del pasado porque, afortunadamente, en la actualidad es muy improbable que, incluso en las peores crisis, la esperanza de vida sea de 20 años o menos”, añadió.

El estudio explica que en condiciones normales, la mortalidad de niños tiende a ser mayor que la de las niñas, por eso la proporción natural es de unos 107 niños nacidos por cada 100 niñas.

Los autores creen que esta superioridad tiene una explicación biológica. En condiciones de vida  similares, las féminas siempre viven más, como han demostrado varios estudios, incluido uno entre monjes y monjas de clausura en Bavaria (Alemania), estas con una ventaja de hasta un año de vida más.

“El hecho de que entre bebés, cuando las diferencias de comportamiento son mínimas, las niñas sobreviviesen mucho más, parece apuntar que la ventaja femenina tiene unas raíces biológicas bien asentadas”, opina Zarulli.

La investigación señala que a riesgo de simplificar demasiado, se puede ver fácilmente cómo, para sobrevivir, una tribu imaginaria necesita solo unos cuántos hombres, pero muchas más mujeres. Un solo hombre puede tener muchos hijos, pero el número de bebés que puede criar una mujer es limitado.