Noticias

Óptimos resultados en recuperación visual con un estimulador eléctrico desarrollado en el IPN

El Estimulador Eléctrico Transcorneal para el tratamiento de enfermedades de la retina es una herramienta rentable debido al alto número de casos que se presentan, afirman investigadores del IPN.
image

Óptimos resultados en recuperación visual con un estimulador eléctrico desarrollado en el IPN

Los pacientes con oclusión de la arteria central principal de la retina, degeneración macular debido a la edad, retinosis pigmentaria y glaucoma, que recibieron tratamiento con la aplicación del Estimulador Eléctrico Transcorneal durante 40 sesiones en el hospital “Luis Sánchez Bulnes”, han tenido resultados muy alentadores en su recuperación visual.

Luego de 10 años de trabajo, ingenieros del Instituto Politécnico Nacional (IPN) crearon un aparato para revertir, mediante estímulos eléctricos aplicados en la córnea, los efectos de la degeneración macular, trastorno ocular que destruye lentamente la visión central y aguda, lo que dificulta la lectura y la visualización de detalles finos. 
Este sistema para el tratamiento de enfermedades de la retina, que podrá atender hasta a 256 pacientes de manera simultánea, es un logro de un grupo de investigadores y estudiantes del Laboratorio de Visón Artificial en la sección de Estudios de Posgrado e Investigación, de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME) Unidad Culhuacán, encabezados por el doctor Luis Niño de Rivera y Oyarzabal, en colaboración con el cuerpo médico de los departamentos de Retina y Glaucoma del Hospital “Luis Sánchez Bulnes”.

 

El Estimulador Eléctrico Transcorneal para el tratamiento de enfermedades de la retina, que hasta el momento no tienen cura, es un invento que ganó el Premio al Registro de Patentes, convocado por el Instituto de Ciencia y Tecnología del Distrito Federal en el área de biotecnología, de acuerdo con un boletín del IPN difundido el 15 de mayo de 2011.

Este desarrollo tecnológico es rentable, puesto que el tamaño de los problemas de la retina alcanza a tres por ciento de la población mundial y es posible que en dos o tres meses el procedimiento se libere como un tratamiento terapéutico común para que se lleve a cabo en cualquier unidad médica del sector salud.

Con esta herramienta se han podido generar estímulos eléctricos sobre la córnea de personas con enfermedades de la retina, que han producido efectos visuales conocidos como Fosfenos, lo cual indica que la estimulación eléctrica sobre la córnea dispara las células ganglionares.

“La estimulación de la córnea mediante diferentes tipos de ondas nos ha permitido profundizar en el estudio sobre la forma en que el sistema retiniano codifica las imágenes que se transmiten al cerebro”, explicó Niño de Rivera y Oyarzabal.

Con base en el examen de electrorretinografía, consistente en estimular la retina mediante la emisión de puntos luminosos y medir la respuesta eléctrica sobre la superficie de la córnea, el doctor Luis Niño de Rivera y su equipo concibieron la creación de un aparato que estimulara la retina con potenciales eléctricos similares a los registrados sobre la superficie de la córnea en pacientes sanos.

“Actualmente hemos sofisticado el dispositivo, lo que nos permite la generación de potenciales de acción iguales a las corrientes iónicas que se producen en los conos y los bastones de la retina humana”, señaló.

“Medimos la forma del potencial y le encontramos un modelo matemático a la estructura de onda, misma que fuimos capaces de reproducir, e incluso modificar, a través de un equipo electrónico con el que el estudiante Daniel Robles Camarillo hizo su tesis de maestría”, detalló el investigador politécnico.

Robles Camarillo, como parte de su investigación doctoral, desarrolló un equipo con un sistema de radiofrecuencia que aportará la estimulación requerida para cada paciente, de acuerdo con la sintomatología particular.

“En este momento estamos desarrollando nuevas versiones de este material que permitirá atender a un mayor número de pacientes mediante equipos colocados en sus domicilios, para que el médico pueda suministrar y controlar el tratamiento a distancia, y tener mayor competencia en el mercado”, aseguró Niño de Rivera y Oyarzabal.