Noticias

Prueba genómica permitará mejorar atención a casos de cáncer de mama

Oncotype indica sensibilidad y resistencia de la neoplasia y proporciona un pronóstico genético molecular que informa la probabilidad de que surja un nuevo tumor. Relizarán investigación en México para demostrar sus beneficios
image

Prueba genómica permitará mejorar atención a casos de cáncer de mama

Un número indeterminado de mujeres con cáncer de mama –probablemente hasta 40 por ciento– reciben tratamientos médicos inadecuados debido, principalmente, a la carencia de herramientas diagnósticas que permitan determinar la sensibilidad del tumor a las terapias disponibles.

Hay mujeres a quienes se les da quimioterapia de manera innecesaria, mientras otras la requieren pero no la reciben porque así lo determina el diagnóstico, que se realiza con base en estándares predeterminados por los expertos. Así fue durante alrededor de 30 años, periodo en el que, a pesar de todo, se elevó ciento por ciento la sobrevida de las afectadas aunque los costos de la atención subieron 27 veces, afirmó Horacio Astudillo, responsable del laboratorio de investigación traslacional y terapia celular del Centro Médico Nacional Siglo XXI del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

El panorama del cáncer mamario empezó a cambiar nuevamente en los pasados 10 años con el desarrollo de la medicina genómica y la posibilidad de realizar una prueba que en Estados Unidos ha demostrado su capacidad para mejorar la calidad y esperanza de vida de las mujeres, así como una reducción en el costo de los tratamientos, indicó.

Estudio con más de cinco mil pacientes

Mediante el análisis de una serie de marcadores, el test genómico comprobó, en 12 estudios con más de cinco mil pacientes, la necesidad de modificar de 20 a 40 por ciento de los diagnósticos y prescripciones iniciales de los especialistas. El resultado obtenido del análisis de 21 genes relacionados con el tumor mamario determina la conveniencia o no de aplicar un tratamiento de quimioterapia, pues en ocasiones es innecesario, según el tipo de cáncer que se trate.

El test también indica el nivel de sensibilidad y resistencia de la neoplasia, e incluso es capaz de predecir si en los siguientes 10 años habría alguna recurrencia, detalló el investigador. Actualmente, al término del tratamiento tradicional las mujeres son enviadas a su casa y se les da algún seguimiento, pero más bien se les envía a esperar a que aparezca algún síntoma de un nuevo cáncer y generalmente regresan a la clínica cuando el mal ya está avanzado.

Con el estudio Oncotype, los médicos obtienen un pronóstico genético molecular que indica la probabilidad de que surja un nuevo tumor. Así que, además de un tratamiento agresivo, la paciente se somete a un seguimiento puntual a fin de retrasar, reducir o de plano eliminar la recaída.

Ernesto Sánchez Forbach, director médico de la Clínica Mastológica Lomas, advirtió sobre la importancia de que los médicos cuenten con esta herramienta para al manejo del cáncer de mama, del cual se diagnostican alrededor de 18 mil nuevos casos cada año.

El padecimiento representa la principal causa de muerte de mujeres por tumores malignos y es un hecho, subrayó, que el número continuará en aumento por diversos factores como la decisión de las mujeres de postergar la edad de la maternidad y de alimentar con el seno materno durante un periodo corto y en ocasiones nulo, así como por factores ambientales como alimentación, sobrepeso y obesidad, tabaquismo y alcoholismo, entre otros.

Sánchez ratificó que hasta los años 90 se prescribía la quimioterapia a las pacientes como si fueran recetas de cocina, con base en los recursos disponibles (edad de la enferma, tamaño del tumor, existencia de receptores hormonales).

Ahora se sabe que recetar de esta manera implica el riesgo de dar quimioterapia de manera innecesaria, con efectos tóxicos para el organismo, lo cual incluso puede generar tumores secundarios.

Detección temprana

Llamó la atención sobre la importancia de lograr una detección temprana de la enfermedad y aprovechar de mejor manera herramientas como el estudio que ofrece Genomic Health. Si bien se puede realizar a todo tipo de pacientes, sin distinción del grado de avance del tumor, es mejor si se obtiene un diagnóstico temprano cuando la posibilidad de sobrevida e incluso de curación es superior a 80 por ciento.

Al respecto, Astudillo señaló que a diferencia de lo que ocurre en países desarrollados, en México 80 por ciento de los casos se diagnostican en etapas avanzadas, lo que deriva en la probabilidad de sobrevida es de apenas 20 por ciento a cinco años.

En relación con Oncotype, Tim Decker, representante de Genomic Health en Latinoamérica, informó que con la finalidad de demostrar los beneficios a la salud de las mujeres y a la economía de las instituciones del sector público, a partir de enero comenzará una investigación con de 100 a 120 pacientes de cáncer de mama de reciente diagnóstico, a quienes se practicará la prueba. Participarán en la investigación el Centro Médico Nacional Siglo XXI del IMSS, el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado y el Instituto Nacional de Cancerología.

El padecimiento representa la principal causa de muerte de mujeres por tumores malignos y es un hecho, subrayó, que el número continuará en aumento por diversos factores como la decisión de las mujeres de postergar la edad de la maternidad y de alimentar con el seno materno durante un periodo corto y en ocasiones nulo, así como por factores ambientales como alimentación, sobrepeso y obesidad, tabaquismo y alcoholismo, entre otros.

Sánchez ratificó que hasta los años 90 se prescribía la quimioterapia a las pacientes como si fueran recetas de cocina, con base en los recursos disponibles (edad de la enferma, tamaño del tumor, existencia de receptores hormonales).

como si fueran recetas de cocina

Ahora se sabe que recetar de esta manera implica el riesgo de dar quimioterapia de manera innecesaria, con efectos tóxicos para el organismo, lo cual incluso puede generar tumores secundarios.

Detección temprana

Llamó la atención sobre la importancia de lograr una detección temprana de la enfermedad y aprovechar de mejor manera herramientas como el estudio que ofrece Genomic Health. Si bien se puede realizar a todo tipo de pacientes, sin distinción del grado de avance del tumor, es mejor si se obtiene un diagnóstico temprano cuando la posibilidad de sobrevida e incluso de curación es superior a 80 por ciento.

Al respecto, Astudillo señaló que a diferencia de lo que ocurre en países desarrollados, en México 80 por ciento de los casos se diagnostican en etapas avanzadas, lo que deriva en la probabilidad de sobrevida es de apenas 20 por ciento a cinco años.

En relación con Oncotype, Tim Decker, representante de Genomic Health en Latinoamérica, informó que con la finalidad de demostrar los beneficios a la salud de las mujeres y a la economía de las instituciones del sector público, a partir de enero comenzará una investigación con de 100 a 120 pacientes de cáncer de mama de reciente diagnóstico, a quienes se practicará la prueba. Participarán en la investigación el Centro Médico Nacional Siglo XXI del IMSS, el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado y el Instituto Nacional de Cancerología.