Noticias

Se reduce la brecha en la esperanza de vida entre blancos y negros

La brecha en la esperanza de vida entre los blancos y los negros de EE. UU. se redujo de 2003 a 2008, pero sigue habiendo disparidades significativas, según un estudio reciente.
image

Se reduce la brecha en la esperanza de vida entre blancos y negros

Investigadores analizaron datos del Sistema Nacional de Estadísticas Vitales de EE. UU., y hallaron que la disparidad en la esperanza de vida entre blancos y negros declinó en un año.

Específicamente, de 2003 a 2008, la esperanza de vida al nacer aumentó de 75.3 a 76.2 años para los hombres blancos, y de 68.8 a 70.8 años para los hombres negros. Para las mujeres blancas, la esperanza de vida aumentó de 80.3 a 81.2 años, y para las mujeres negras, pasó de 75.7 a 77.5 años.

Las mejoras redujeron la brecha racial de 6.5 a 5.4 años entre los hombres, y de 4.6 a 3.7 años entre las mujeres, según el estudio, que aparece en la edición del 6 de junio de la revista Journal of the American Medical Association.

Las nuevas estadísticas siguen una tendencia que también se observó de 1993 a 2003, señaló el autor del estudio Sam Harper, profesor asistente de epidemiología de la Universidad de McGill, en Montreal.

"Es mayormente una buena noticia por unos cuantos motivos. La esperanza de vida aumentó de 2003 a 2008 para hombres y mujeres blancos y negros", señaló Harper. "La brecha entre blancos y negros se redujo en ambos sexos en alrededor de un año, y ahora mismo, la brecha es la más baja que ha habido".

Sin embargo, la buena noticia se ve matizada por el hecho de que aún hay una brecha significativa, lamentó Harper. "La brecha en la esperanza de vida sigue siendo bastante amplia, sobre todo entre los hombres. Sigue siendo de unos 5.5 años entre los hombres negros y blancos, y aproximadamente de cuatro años entre las mujeres negras y blancas. Sigue habiendo un problema", planteó.

Hay varias explicaciones de la continuación de la brecha racial en la esperanza de vida, dijo Harper. Según las estadísticas de mortalidad, los negros siguen teniendo más probabilidades de morir de enfermedad cardiaca, VIH, diabetes y homicidio, mientras que las tasas de mortalidad infantil siguen siendo más elevadas entre los negros que entre los blancos.

Las estadísticas también revelaron cierta información desalentadora. La brecha se redujo en parte porque más blancos murieron de "lesiones no intencionales", específicamente por envenenamientos.

La primera es que la esperanza de vida de EE. UU. es significativamente más baja que en casi todos los demás países industrializados, y casi tres años inferior a la esperanza de vida de Canadá.

Con información de  HealthDay, traducido por Hispanicare