Opinión

Sobrepeso y obesidad un problema de emergencia Nacional en México

A pesar de ello se sigue permitiendo la venta de productos industrializados con altos niveles de azúcar.
sobrepeso.jpg

Por: Alicia Yolanda Reyes

Los alimentos “infantiles” como cereales,  jugos, leches saborizadas, yogurts, y otros anunciados en los medios masivos de comunicación como sanos y adecuados para los menores, son en realidad verdaderas bombas de tiempo, que a la larga desencadenarán una serie de enfermedades en los infantes, como sobrepeso, obesidad, diabetes tipo 2, hipertensión e insuficiencia renal, entre otros, así se desprende de las investigaciones realizadas en el Instituto Nacional de Salud Pública INSP

En la Encuesta Nacional de Salud Ensanud del 2016 realizada por el INSP se encontró que siete de cada diez cereales que se comercializan en México, contienen cantidades elevadas de sodio y azúcar.

En una muestra de de 2 mil 597 infantes en edad escolar, que representan a 12 millones 314 mil 776  menores de entre 5 y 12 años que viven en México, más del cincuenta por ciento ingieren como desayuno cereales de caja—saturados de azúcar, sodio, saborizantes, colorantes y conservadores—con todo el riesgo que representan para su salud.

De acuerdo a la misma encuesta de Ensanud se denunció que siete de cada diez adultos, y 3 de cada diez menores presentan exceso de peso.

Este porcentaje se da en todas las zonas delo país, incluyendo aquellas consideradas  como de bajos recursos económicos.

Esto se ha traducido en el incremento de la diabetes tipo 2, que ya afecta al 14 por ciento de la población adulta.

Por esto motivo en noviembre del 2016 el presidente Enrique Peña Nieto decreto una alerta epidemiológica por sobrepeso, obesidad y diabetes.

Los alimentos industrializados, que contienen poco nutrientes y una carga exagerada de   grasas y azúcares constituyen buena parte de la alimentación de los estudiantes, es común ver las mamás y papás que llegan de carrera a la tienda de la esquina o a las tiendas de convivencia antes de dejar a sus hijos en la escuela a adquirir jugos, cereales y panecillos cargados de azúcar, ya sea para suplir el desayuno o para la hora del recreo escolar.

De acuerdo a las nutriólogas de la Secretaría de Salud Jalisco , sería preferible que les prepararan un pan con frijoles y queso fresco como panela o adobera, una fruta, una verdura y agua natural, o de sabores pero sin azúcar.

Los yogurts, y jugos también contienen altas cantidades de azúcar, de 7 a diez cucharadas por porción, la cual termina convirtiéndose en grasa y provocando  sobre peso, obesidad y diabetes.

Las últimas investigaciones de sobrepeso, obesidad y diabetes en menores de 18 años sugieren que están relacionadas con comidas ricas en grasas,  carbohidratos y azúcares, añadido y  a que cada vez realizan menos actividad física.

La herencia también es un factor de riesgo para estas patologías, pero se puede revertir con dietas adecuadas.

En  niños y adolescentes  que con son detectados con diabetes  mellitus tipo 2 ,  más del 30 por ciento sufre de sobrepeso y  16 por ciento de obesidad mórbida.

Son chicos que prefieren pasar el tiempo libre frente a la computadora o los celulares jugando o viendo videos, pierden interés en otros juegos y se niegan a realizar actividad física.

Es raro que realicen tareas domésticas como limpiar su cuarto o cooperar en el aseo de áreas comunes, eso va restringiendo cada vez más sus actividades, en detrimento de su salud y su socialización.

Preparar alimentos sanos en casa es más económico ayuda a un sano crecimiento físico e intelectual de nuestros hijos.

Los alimentos industrializados como los cereales y otros mencionados deben de ser retirados de la despensa familiar, y en poco tiempo se observaran los resultados favorables en toda la familia(aliciayolandar@hotmail.com)