Noticias

Test de farmacogenética, útil para predecir si una pauta psiquiátrica funcionará

La psiquiatría es uno de los campos en los cuales la predicción farmacogenética puede ser empleada para prever la eficacia de los tratamientos, dependiendo de las opciones terapéuticas disponibles. La empresa española AB Biotics desarrolló la prueba Neurofarmagen para cuatro patologías.
image

Test de farmacogenética, útil para predecir si una pauta psiquiátrica funcionará

Las consultas de los psiquiatras están llenas de pacientes que han probado más de tres pautas distintas de psicofármacos hasta lograr acertar con la que les funciona. Por eso, este campo es quizás de los que más requiera de test que permitan prever la eficacia en cada individuo de las opciones terapéuticas disponibles. Aunque la psiquiatría ha sido una de las últimas especialidades médicas en llegar a la predicción farmacogenética, existen varias mutaciones que pronostican la respuesta a fármacos muy utilizados.

Uno de ellos es el popular antidepresivo citalopram, un inhibidor selectivo de la recaptación de la serotonina. En 2009, se publicó en American Journal of Medical Genetics un estudio que demostraba que ciertas variaciones en el gen SLC6A4 predecían la remisión de la depresión en pacientes blancos no hispanos tratados con este medicamento. La empresa española AB Biotics ha recogido la mayoría de las asociaciones publicadas de este tipo y es capaz de aplicar un test de farmacogenética a 35 fármacos para cuatro patologías: esquizofrenia, depresión, trastorno bipolar y epilepsia.

American Journal of Medical Genetics

Tras extraer el ADN del paciente, en el laboratorio se analizan 58 variaciones que se localizan en 53 genes y no sólo predice la eficacia de los medicamentos sino, también, la dosis necesaria para alcanzarla. El test, llamado Neurofarmagen, se comercializa en España desde enero y, de momento, sólo se aplica a pacientes que no responden al tratamiento estándar. Aunque el Hospital Clínic de Barcelona está realizando un estudio piloto para demostrar su eficacia, aún no se han publicado los resultados.

La principal crítica a este dispositivo es su precio. El análisis cuesta 1.450 euros, que para los psiquiatras privados no es elevado si se tiene en cuenta que, en 80 por ciento de los pacientes en los que se ha probado, ha supuesto un cambio de medicación o una modificación de la dosis prescrita.