Noticias

Unos 40 mil niños mueren cada año en Latinoamérica por enfermedades respiratorias

Medir el aire pulmonar puede ayudarle a encontrar la causa de su dificultad respiratoria. Los neumólogos coinciden en destacar la importancia de incluir la espirometría en la rutina médica de las personas para detectar y diagnosticar enfermedades pulmonares comunes.
image

Unos 40 mil niños mueren cada año en Latinoamérica por enfermedades respiratorias

Este examen de fácil realización puede detectar enfermedades como asma, bronquitis, efisema o la asbestosis. Es útil para evaluar daños pulmonares por la exposición a otros contaminantes en sitios de trabajo.

La espirometría es una prueba funcional de los pulmones donde se mide la capacidad de los estos órganos. Consiste en el uso de una boquilla a través de la cual el paciente respira, ésta se encuentra conectada a un instrumento llamado espirómetro que registra la cantidad y frecuencia de aire inspirado y espirado durante un período de tiempo.

Lo importante es que los resultados sean interpretados por un neumólogo. El examen arroja el dibujo de una curva que indica que el flujo de aire es el adecuado. Pero no siempre hay que fiarse de este gráfico, hay que analizar los valores, de allí la necesidad de un diagnóstico especializado.

Un diagnóstico oportuno puede evitar que un problema pulmonar se convierta en una enfermedad difícil de curar.

Esta prueba que en algunos países es poco conocida se puede realizar desde los 8 años. Según estadísticas uno de cada cuatro niños padece problemas alérgicos que afectan la función pulmonar.

Actualmente, existen dos tipos de espirómetros: de volumen y de flujo.

Los espirómetros de flujo (neumotacómetros) son los más utilizados. Miden el flujo a partir de una resistencia conocida que produce una diferencia de presión entre uno y otro lado del paso del aire (neumotacómetro tipo Fleish).

También se han comercializado espirómetros que utilizan otro tipo de neumotacómetros para medir flujo: turbina, pistón, sensor de temperatura, ultrasonido, etc.

Los equipos que poseen neumotacómetros asociados a un sistema computarizado.

Unos 40 mil niños mueren cada año en Latinoamérica por enfermedades respiratorias, lo que representa el 14,5 por ciento de la mortalidad infantil en la región.

Medio centenar de organizaciones no gubernamentales de América Latina crearon una coalición para combatir la incidencia de enfermedades cardiovasculares, respiratorias, diabetes mellitus y cáncer, que conforman la principal amenaza para la vida de los habitantes de la región.

Los principales factores de riesgo de las llamadas enfermedades crónicas no transmisibles (ENT) son el tabaquismo, la dieta escasa en frutas y vegetales y el sedentarismo.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las ENT causan en la actualidad el 60 por ciento de las defunciones en el mundo y el 44 por ciento de las muertes prematuras. Pero además, el 80 por ciento de esas muertes se registran en países en desarrollo.