Noticias

Usan programa informático para encontrar nuevos usos de fármacos

Científicos crearon un programa que busca entre las miles de combinaciones de posibles enfermedades y drogas cuyos patrones de expresión genómica se anulen mutuamente.
image

Usan programa informático para encontrar nuevos usos de fármacos

Lo innovador del trabajo dirigido por Butte es la creación del programa que desarrolla sistemáticamente esa búsqueda. La idea surgió en el año 2000, cuando el investigador se preguntó si era posible "predecir" esas combinaciones efectivas.

Los científicos utilizaron una base de datos pública que contiene los resultados de miles de estudios genómicos de todo el mundo. Ese sistema cataloga cambios en la actividad genética en tejidos enfermos y también la respuesta a los medicamentos.

El grupo se centró en cien enfermedades y 164 drogas. Crearon un programa que busca entre las miles de combinaciones de posibles enfermedades y drogas cuyos patrones de expresión genómica se anulen mutuamente. Por ejemplo, si una enfermedad aumenta la actividad de ciertos genes, el programa intenta hacer coincidir uno o más medicamentos que disminuyen la actividad de esos genes, explicaron.

Para probar el sistema el equipo liderado por Butte se fijó cómo actuaba el modelo con terapias que ya están probadas. El programa predijo correctamente que la prednisona es útil para tratar la enfermedad de Crohn. Ese medicamento es utilizado como terapia estándar para la patología.

De todas las combinaciones que obtuvieron como posiblemente beneficiosas para otros usos, el equipo se centró en analizar dos: un medicamento contra la úlcera (cimetidina) que coincidía con el cáncer de pulmón y un anticonvulsivo (topiramato) que era señalado por el programa como eficaz para la enfermedad inflamatoria intestinal, que incluye Crohn.

La investigación incorporó pruebas de cimetedina sobre células humanas con cáncer de pulmón en laboratorio y también se le aplicó a ratones. En ambos casos, la droga desaceleró el crecimiento de las células cancerígenas, en comparación con el grupo de control, o sea células o ratones que no habían recibido la droga.

Pruebas similares se desarrollaron con el topiramato. Para probar si ese anticonvulsivo tenía efecto en enfermedades inflamatorias intestinales, los investigadores administraron el fármaco a ratas que tenían diarrea, inflamación, úlceras y daños microscópicos en el colon. El fármaco redujo todos esos síntomas, en ocasiones incluso mejor que la prednisolona.

En el transcurso del trabajo, los científicos hallaron que las enfermedades con similares procesos moleculares -por ejemplo, aquellas que afectan el sistema inmunológico- se agrupan en el análisis que efectúa el programa. También lo hicieron las drogas con efectos similares como las que enlentecen la división celular.

Los investigadores creen que profundizar el estudio de cada uno de los componentes de estas agrupaciones les permitirá conocer mejor cómo avanzan ciertas enfermedades y también cómo actúan algunos medicamentos a nivel molecular.

Con información de El País de Uruguay