Noticias

Usan tecnología robótica para tratar las arritmias

Unos 37 pacientes con arritmia cardíaca se han visto beneficiados en Madrid con una nueva tecnología que permite curar de manera precisa y eficaz cualquier clase de arritmia de las cuatro cavidades del corazón y de los grandes vasos torácicos.
image

Usan tecnología robótica para tratar las arritmias

Conocida con el nombre de Catheter Guidance Control and Imaging (CGCI) de Magnetecs esta nueva tecnología comenzó a ser utilizada en el Hospital de La Paz en Madrid, convirtiéndose en el primero en el mundo en adoptar este sistema.

El objetivo del CGCI Magnetecs es el de aumentar la eficacia, seguridad y eventualmente el número de intervenciones para corregir las arritmias. Este es un sistema integrado para la guía, control e imagen electrofisiológica y a pesar de que por ahora solo es usado para las arritmias cardíacas se prevé utilizarlo en un futuro para otros campos como las intervenciones cardiológicas, la gastroenterología, la neurología y la ginecología.

Cómo funciona? Este sistema crea un campo electromagnético concentrado en el pecho del paciente. Emite ese campo magnético sólo cuando está utilizándose y puede sere ajustado y manipulado de manera dinámica para alcanzar una precisión y receptividad tridimensional sin precedentes, con una mayor seguridad y fiabilidad.

Los anteriores sistemas de guía magnética utilizan grandes imanes independientes que emiten un campo magnético continuo y presentan limitaciones de control para los especialistas.

El CGCI está dotado de sofisticados sistemas de navegación cardiaca, incluyendo rayos X, ecocardiografía intracardiaca y otra tecnología y equipamiento avanzados.

La navegación magnética fácil y rápida del catéter a sitios de difícil acceso para los catéteres convencionales, manteniéndolos allí en contacto con el tejido de manera estable, da lugar a procedimientos más eficaces, más seguros y a veces más cortos.

El sistema es muy eficaz para posicionar los catéteres empleados en el tratamiento de los diferentes tipos de arritmias y permite al cardiólogo un control preciso y constante en entornos dinámicos y hasta ahora inaccesibles, informó en una nota la empresa que gestiona esta tecnología, según declaraciones ofrecidas por el responsable de la Unidad de Electrofisiología Cardíaca Robotizada de La Paz, José Luis Merino ofrecidas con motivo de la celebración del Congreso Europeo de la Asociación Europea de Ritmo Cardiaco (EUROPACE).

Según el doctor Merino, "el nuevo equipo supone un gran avance por su rapidez, precisión y estabilidad. El catéter se controla prácticamente en tiempo real por parte del especialista, gracias a la creación de un campo magnético de respuesta rápida, en lugar del empuje mecánico de los sistemas manuales utilizados hasta hoy".

"Esto mejora la eficiencia y eficacia de las operaciones, con una mayor seguridad para el paciente", dijo.

Sistema Sensei

Sistema Sensei

El Hospital Vall d'Hebron de Barcelona presentó en 2009 la incorporación por primera vez en España del robot 'Sensei', una máquina que permite la operación de algunas arritmias complejas de forma que aumenta la calidad y la seguridad de los pacientes.

El 'Sensei' está diseñado para operar dichas fibrilaciones auriculares, gracias a un brazo mecánico móvil que, si bien inserta el catéter hasta llegar al corazón siguiendo los métodos tradicionales, permite la destrucción de los nódulos que generan la actividad eléctrica anómala .

Esta tecnología proporciona un mayor acceso al corazón, integrando en una plataforma flexible robótica niveles avanzados de control del catéter con la visualización en tercera dimensión, sin necesidad de un contacto directo del cirujano con el paciente.

La herramienta tiene un brazo robótico y sistema de catéter flexible que permite a los médicos maniobrar en lugares del corazón de difícil acceso con métodos tradicionales. El sistema trata latidos irregulares como la fibrilación auricular, que es la forma más común y afecta a más de dos millones de estadounidenses.

Antes del uso de esta tecnología robótica, se utilizaba una difícil técnica manual que obligaba a los médicos a realizar complejas manipulaciones para guiar la punta del catéter, suavemente empujar, tirar y girar uno de sus extremos mientras que el otro se encontraba dentro del corazón del paciente.

Con el sistema robótico, el médico ya no está de pie frente al paciente, sino que se sienta en una estación de trabajo, donde manipula el catéter, el cual se muestra en una pantalla de ordenador, obteniendo un control más preciso del mismo y moviéndolo milímetro a milímetro en el corazón en el lugar exacto que desea que se dirija.

El sistema puede reducir de 20 a 30  por ciento los tiempos procesales para las arritmias complejas, que son de 5 a 6 horas, lo que disminuye significativamente la exposición del paciente a la radiación que se utiliza para obtener imágenes del corazón.

Con información de Efe