Nutrición

Conozca los beneficios de los complementos alimenticios de origen natural

Sucede a menudo que no los conocemos bien o dudamos de los beneficios de los complementos alimenticios naturales, no obstante, la demanda de estos productos aumenta día con día.
image

Conozca los beneficios de los complementos alimenticios de origen natural

En el mercado existe una importante variedad de complementos alimenticios de origen natural, pero ¿cuáles son realmente sus beneficios? Conozcamos los beneficios de las semillas de lino, el germen de trigo, el polen, la lecitina y la espirulina, que contribuyen al buen funcionamiento de los procesos metabólicos de nuestro organismo.

Las semillas de lino

Las semillas de lino

Estas semillas de la familia de las lináceas se comercializan usualmente semiprensadas. Aportan una abundante cantidad de fibra dietética soluble y tienen una alta capacidad de retención de agua. Las semillas de lino brindan una excelente solución a los problemas de estreñimiento, esto se debe a que las sustancias mucilaginosas no son absorbidas por el intestino y provocan un aumento considerable del volumen de las heces, también inducen un aumento de los movimientos peristálticos, favoreciendo el paso de las heces a través del tracto intestinal. Este buen funcionamiento del aparato digestivo se verá reflejado en la salud de la piel, las uñas, los huesos y los dientes.

Recomendaciones de consumo: añadir las semillas de lino a preparaciones de pan y galletas, o al yogurt. Dos o tres cucharadas soperas al día, cuando la dieta es baja en fibra, contribuirán al alivio de los trastornos del tránsito intestinal.

El germen de trigo

El germen de trigo

El germen, de cualquier cereal, es el producto que contiene la mayor proporción de proteínas, además su consumo nos aporta vitamina E y vitaminas del complejo B, calcio, fósforo, hierro, magnesio, potasio, zinc, lecitina y ácidos grasos omega 6.

El germen de trigo puede prevenir la acumulación de colesterol en las paredes arteriales gracias a su contenido en lecitina y fosfolípidos, mejora estados carenciales de vitaminas y proteínas y favorece la cicatrización de úlceras.

Recomendaciones de consumo: de dos a cuatro cucharadas al día espolvoreadas en ensaladas o en el yogurt. Debemos asegurarnos que el germen de trigo esté fresco y envasado al vacío.

El polen

El polen

Se compone de proteínas de fácil asimilación, vitaminas del complejo B, vitamina C, aminoácidos, ácidos grasos esenciales, carotenos, calcio, hierro, magnesio, potasio, sodio, esteroles vegetales y azúcares simples. Se comercializa granulado.

El polen, como todos los productos provenientes de las abejas, tiene un efecto antibacteriano, ayuda a combatir trastornos del colon, fatiga y estados depresivos. También fortalece el sistema inmune.

Recomendaciones de consumo: añadirlo a líquidos o yogures. Con sólo 10 g al día obtendremos todos sus beneficios. Está contraindicado en personas alérgicas al polen.

La lecitina

La lecitina

Es un lípido que forma parte de todas las membranas celulares de nuestro organismo. El beneficio principal que ofrece su consumo es que emulsiona a otras grasas, las fracciona en partículas más pequeñas y favorece su transporte por la sangre. Como es algo soluble en agua, cuando se une al colesterol y otros lípidos, provoca que éstos últimos se eliminen del organismo.

La lecitina se compone básicamente de colina, ácido linoleico e inositol. Gracias a su composición puede prevenir la arterioesclerosis, mejora la función cerebral, le facilita al hígado la absorción de tiamina y al intestino la de vitamina A.

Recomendaciones de consumo: consumir una cucharada de este suplemento en las comidas principales contribuirá a controlar los niveles de colesterol en sangre y será también beneficioso para la salud de la piel.

La espirulina

La espirulina

Es una microalga de agua dulce y uno de los alimentos más prometedores de la actualidad. Su concentración de nutrientes no se parece a ningún otro cereal, hierba o planta. Esto se debe a que entre el 60 y 70% de su composición es proteína. También nos aporta ácido gammalinolénico, ácidos linoleico y araquidónico, vitamina B12, carotenos, hierro, magnesio, calcio y zinc. Algunos de los beneficios de su consumo son:

• Fortalece el cabello y las uñas, y permite tener una piel saludable.

• Ayuda al buen funcionamiento del sistema inmune.

• Permite una buena absorción de los minerales.

• Reduce el nivel de colesterol malo.

• Estabiliza el nivel de glucosa en sangre.

• Da sensación de saciedad, lo cual ayuda a controlar la ingesta de alimentos.

Recomendaciones de consumo: una dosis de 2 a 10 g de espirulina ayuda a corregir estados carenciales y a reforzar el organismo en general.

Fotoleyenda: El Polem, semillas de lino y la espirulina favorecen la salud