Nutrición

Consuma fibra y mejore la salud del aparato digestivo

Si su dieta no contiene fibra vaya agregándola de forma paulatina ya que su ingesta en exceso puede generarle molestias gastrointestinales como gases, cólicos o diarrea. Una dieta balanceada rica en frutas y legumbres es la mejor forma de sumar este hidrato de carbono en su alimentación
image

Consuma fibra y mejore la salud del aparato digestivo

La fibra es un hidrato de carbono (azúcar complejo), constituido por moléculas de gran tamaño que no pueden ser digeridas por el organismo, lo cual hace que pase casi intacto a través del aparato digestivo. Se le conoce también como bagazo de origen vegetal, fibra dietética y fibra alimentaria.

Cumplen la función de ser la parte estructural de las plantas y, por tanto, se encuentran en todos los alimentos derivados de los productos vegetales como puede ser las verduras, las frutas, los cereales y las legumbres.

Los expertos lo advierten: los niños que presentan dificultades para defecar suelen tener una dieta pobre en frutas, verduras, legumbres y cereales. Esos alimentos son precisamente los que más fibra contienen, aunque no del mismo tipo y en la misma proporción.

Las frutas y las legumbres son especialmente ricas en fibras solubles, que protegen frente al colesterol, y las verduras y los cereales en insolubles, sustancias que favorecen el movimiento intestinal.

El consumo de este hidrato de carbono tiene múltiples beneficios sobre el organismo. Entre otras bondades previene el estreñimiento, puede reducir el colesterol en la sangre, funciona efectivamente contra la obesidad y tiene efecto hipoglucemiante.

Los alimentos ricos en fibra, al suavizar y expulsar las heces pueden ayudar a la prevención de enfermedades como la diverticulosis, que es una dolencia caracterizada por la aparición de pequeñas bolsas en las paredes del colon en forma de dedo de guante. Estas bolsas, llamadas divertículos, se forman debido a la excesiva presión que tiene que ejercer la capa muscular de la pared del colon al intentar expulsar las heces, lo que la debilita.

Las dietas altas en fibra pueden ayudar a controlar la obesidad por tres razones principales: poseen menos calorías en volúmenes mayores del alimento, facilitan la ingestión de menor cantidad de comestibles debido a que prolongan el tiempo de masticación y ayudan a producir más rápidamente la sensación de saciedad.

Estudios epidemiológicos señalan que las dietas ricas en fibra están asociadas al consumo de alimentos vegetales que contienen micronutrientes protectores del cáncer colorrectal.

La fibra soluble tiene efecto hipoglucemiante porque retrasa el vaciamiento gástrico, acorta el tránsito intestinal y reduce la absorción de la glucosa.

La ingestión de fibra disminuye el colesterol circulante. El proceso consiste en que una cierta cantidad del colesterol se transforma en ácidos biliares y la fibra arrastra estos ácidos excretándolos hacia el exterior.

Se ha comprobado, también, que la fibra protege al organismo de la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares.