Nutrición

El arroz fortificado disminuye la deficiencia de hierro infantil

Durante 8 meses los responsables de la investigación le ofrecieron en el almuerzo a los niños 125 gramos de arroz fortificado con 19 mg de hierro. Tras estos meses se redujo en los infantes la deficiencia de hierro, pero no hubo impacto sobre la tasa de anemia

Un reciente estudio del Instituto Nacional de Nutrición, de Hyderabad, India, arrojó que el arroz fortificado redujo la deficiencia de hierro en alumnos pequeños de India, según mostró un estudio reciente.

El estudio se realizó en 140 niños, de entre 5 y 11 años durante 8 meses. En estos niños los niveles de ferritina aumentaron casi un tercio, pero no se produjeron diferencias en la tasa de anemia o anemia por deficiencia de hierro al final de los 8 meses de estudio.

Durante 8 meses, los niños almorzaron 125 gramos de arroz fortificado con 19 mg de hierro o una cantidad similar de arroz común. Completaron el estudio 63 niños del grupo alimentado con arroz fortificado y 65 niños del grupo control, según publica American Journal of Clinical Nutrition.

Al inicio de la investigación los dos grupos tenían valores de hemoglobina de 11,4 y 11,5 gm/dL, respectivamente, y niveles de ferritina de 24,4 y 24,7 g/L. Los valores promedio de ferritina en sangre aumentaron significativamente (a 32,9 g/L) en el grupo alimentado con arroz fortificado, pero disminuyeron a 21,4 g/L en el otro grupo.

La prevalencia de la deficiencia de hierro disminuyó del 33 al 14 por ciento en los niños alimentados con arroz fortificado y creció levemente en el grupo control.

La hemoglobina se elevó marginalmente a 12,5 gm/dl en ambos grupos. Para los autores, la regularidad de los almuerzos escolares y un refuerzo previo con mebendazole durante 3 días explicarían la similitud de los valores de hemoglobina.

Aunque en el estudio no hubo efecto alguno en la anemia por deficiencia de hierro, el doctor Noel W. Solomons, del Centro de Estudios del Deterioro Sensorial, el Envejecimiento y el Metabolismo, de Guatemala, consideró que la fortificación del arroz es "un gran avance en la reducción de las tasas de anemia por deficiencia de hierro que crece en Asia".

Solomons comentó por e-mail que el arroz fortificado tiene el mismo sabor que el arroz común y que los consumidores lo han aceptado.

Sin embargo, su proceso es un "desafío técnico" porque se trata de un grano sólido, pero con la técnica de extrusión en frío utilizara en el estudio para fortificar el arroz aportó una alta dosis de hierro, según explicó Geoffry Smith, de Essential Micronutrients Foundation, de Singapur.

Información de Reuters Health