Nutrición

El colágeno nutre la piel y los huesos

El colágeno es una proteína que de manera natural se encuentra en el cuerpo humano, y es la encargada de proporcionar fuerza a los huesos, piel, cabello y uñas. Su pérdida conlleva a enfermedades como la artrosis, la lumbalgia y la osteoporosis. En las mujeres, este proceso de degradación se acelera con la disminución de los niveles hormonales en la menopausia.
image

El colágeno nutre la piel y los huesos

Todos los tejidos pierden colágeno de manera natural, y ello se manifiesta mediante arrugas, falta de elasticidad en cabello y piel, labios más delgados y uñas frágiles.

El colágeno esta formado por muchas moléculas de aminoácidos, pero podemos destacar tres principalmente. La glicina, prolina e hidroxiprolina.

La molécula de colágeno es una estructura helicoidal compleja cuyas propiedades mecánicas se deben tanto a su composición biomecánica, como a la disposición de sus moléculas.

El proceso de disminución de colágeno se puede contrarrestar si nos cuidamos de forma adecuada para conseguir producir el colágeno necesario que vamos a necesitar en todas las etapas de nuestra vida.

Cada célula del cuerpo se compone de colágeno. Se puede tener una alimentación cien por ciento natural, hacer ejercicio todos los días, aplicar las cremas de piel más costosas, pero todavía no reabastecer el colágeno que se pierde todos los días.

Entre las edades de 20 a 30 años, las producciones de colágeno disminuyen dramáticamente. En el momento en que una persona llega a la edad de 60 años, la producción de colágeno ha disminuido más del 35 por ciento. Como el cuerpo pierde su capacidad para hacer el colágeno, comienza a descomponer.

Frente a esto es necesario cuidar la alimentación y saber que existen alimentos que ayudan a evitar la pérdida del colágeno.

Una buena fuente de colágeno es la gelatina 100 por ciento animal, que se obtiene directamente de las médulas animales. Además, se puede encontrar colágeno en carnes animales como el cordero, las patas de cerdo, el bacalao, el salmón, entre otros.

Los alimentos ricos en vitamina C también suelen ser ricos en colágeno, entre ellos se tiene al kiwi, guayaba, el pimiento rojo, la grosella negra, el perejil, el caqui, la col de Bruselas, el limón, las espinacas, la coliflor, la fresa, el pomelo y por supuesto, la naranja.

Evitar períodos prolongados de ayuna, así como hacer ejercicio sin comer, también es otra forma de mejorar el colágeno en nuestra piel.

Las pastillas de colágeno se utilizan principalmente en personas con problemas de osteoartritis, no siendo tan común su indicación por vía oral para tratar afecciones como la flacidez. Es más común que se indique por vía externa, a través de cremas reafirmantes que se aplican sobra la piel y se masajean sobre la zona afectada.

Es esencial tener en cuenta la importancia del colágeno e intentar mantener unos niveles adecuados en el organismo, ya que no solamente interviene directamente en mantener la juventud de la piel, sino que también es un componente principal de todos los tejidos como los huesos, músculos, tendones y ligamentos.