Nutrición

Elaboran en el IPN yogur enriquecido con xoconostle

El alimento producido en la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas posee una importante cantidad de fibra y es reducido en carbohidratos, por lo que representa una alternativa alimenticia para personas con problemas de glucosa y colesterol.
image

Elaboran en el IPN yogur enriquecido con xoconostle

Alumnos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) elaboraron un yogur enriquecido con xoconostle, el cual representa una alternativa alimenticia para personas con problemas de glucosa y colesterol en la sangre, pues posee importante cantidad de fibra y es reducido en carbohidratos.

El producto lácteo, elaborado en la Escuela Nacional de Ciencias

Biológicas (ENCB) por los alumnos José Santiago Mújica Sánchez, Diana

María García Rodríguez, Gerardo Silva Velázquez y Ricardo Pérez

Salazar, permitirá diversificar el consumo del xoconostle, alimento que actualmente se ingiere poco y 70 por ciento se desperdicia porque se desconocen sus propiedades.

Los jóvenes politécnicos informaron que esta tuna agria se produce principalmente en el Estado de México y Zacatecas, así como en el

Distrito Federal, y se utiliza como ingrediente en la comida tradicional mexicana, como moles y salsas; en algunos lugares de la provincia se prepara como dulce cristalizado, pero debido a que la planta crece como un arbusto, se usa principalmente para dividir terrenos en el campo.

Ante tal circunstancia, los estudiantes decidieron aprovechar sus propiedades para enriquecer el yogur, al señalar que además de ser una importante fuente de fibra insoluble, contiene inulina, fibra soluble que ayuda a mantener saludable el aparato digestivo y también es una importante fuente de calcio, difundió el IPN en un comunicado del 18 de julio de 2011.

Los estudiantes de la carrera de Ingeniería Bioquímica indicaron que el xoconostle es un producto que se conserva en buen estado por mucho tiempo; en condiciones ambientales normales se mantiene fresco hasta tres semanas y en refrigeración su vida útil se prolonga hasta por tres meses.

Resaltaron que actualmente existen yogures con fibra en el mercado, pero ninguno con xoconostle, y comentaron que este producto elaborado en la planta piloto de lácteos de la ENCB contiene 110 por ciento más fibra que los productos comerciales.

Los politécnicos comentaron que actualmente se venden mermeladas de xoconostle en algunas tiendas naturistas, pero contienen gran cantidad de azúcar. En el caso del producto que elaboraron, en lugar de azúcar utilizaron algunos edulcolorantes permitidos de acuerdo con las normas de calidad, lo cual permitió obtener un yogur reducido en calorías.

Precisaron que como el xoconostle es una fruta ácida no tuvieron ningún problema para incorporarla al yogur, toda vez que este producto lácteo es más compatible con las frutas ácidas y explicaron que el primer paso para elaborar el producto es limpiar y acondicionar la fruta, lo único que le quitan son la parte superior al fruto y las semillas, pues la cáscara y la pulpa son las que proveen la fibra.

Cuando el fruto está acondicionado le dan un tratamiento especial y las semillas se someten a un proceso térmico para extraerles el colorante y otorgar al yogur un color agradable.

Los alumnos de la ENCB señalaron que no descartan la posibilidad de comercializar más adelante el alimento, porque además de favorecer la salud de la población de manera indirecta estarían impulsando la producción del fruto.