Nutrición

Estudio asocia la alimentación al cáncer de colon

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Córdoba, en Argentina, identificó patrones alimentarios asociados al riesgo de contraer cáncer colorrectal. Lo más peligroso: el consumo excesivo de carnes rojas, vino y papas.
image

Estudio asocia la alimentación al cáncer de colon

Los investigadores de la Universidad Nacional de Córdoba (centro de la Argentina) encontraron una relación entre diferentes patrones alimentarios y cáncer de cólon. Los resultados del trabajo fueron publicados en la revista científica “European Journal of Nutrition”.

Entre los factores ambientales que influirían en la aparición del cáncer se incluye la alimentación y la nutrición.

Aunque ya existe un cuerpo importante de estudios epidemiológicos y experimentales que evidencian la relación entre la alimentación, la nutrición, la actividad física, la composición corporal con los patrones de incidencia de cáncer en el mundo, “aun hay discusión acerca de la importancia relativa de esos factores, el modo en que interactúan y el efecto a lo largo de la vida, o en contextos diferentes”, señalaron las autoras principales del estudio, la doctora María del Pilar Díaz y la licenciada Sonia Pou de la Universidad Nacional de Córdoba. También participó en el estudio Alberto Osella, investigador del IRCCS S. de Bellis, en Bari (Italia).

Díaz y Pou realizaron un estudio epidemiológico que incluyó a 136 personas: 95 sanas, y 41 con la enfermedad declarada. “Para valorar su alimentación, se realizaron entrevistas a los participantes empleando un cuestionario que recoge información acerca de la frecuencia habitual de consumo de alimentos, incluyendo también datos sobre el tamaño de la porción consumida. Así, cada sujeto fue entrevistado en su domicilio particular, por entrevistadores que habían sido entrenados.

El cuestionario indagó además sobre características sociodemográficas, el estilo de vida (hábito de fumar, consumo de alcohol, actividad física), el peso y la altura, el uso de medicamentos, antecedentes familiares de cáncer y antecedentes médicos personales, entre otros”, puntualizó la doctora Díaz, que se desempeña como profesora titular de la Escuela de Nutrición de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNC.

De manera previa a este estudio, las investigadoras realizaron otro trabajo en el que investigaron cuáles eran los patrones alimentarios que caracterizaban a la población en general, estudiando a 373 sujetos sanos de la provincia de Córdoba. “Se identificaron tres patrones importantes, los que denominamos: ‘Patrón Cono Sur’ (caracterizado por la fuerte presencia de carnes rojas, vino y papa), ‘Patrón Bebidas Azucaradas’ (jugos y gaseosas) y ‘Patrón Prudente’(lácteos, frutas y vegetales)”, destacó la licenciada Pou, investigadora del CONICET y docente de la Escuela de Nutrición de la UNC.

La aspirina

La aspirina

En tanto, otro estudio realizado en Europa, revela que existen evidencia a partir de varios estudios en la población general en los que se ha encontrado una relación entre el uso de dosis bajas de aspirina durante tiempo prolongado y una reducción del riesgo de padecer cáncer de colon. Ahora se publica la primera investigación en personas con riesgo genético de padecer la enfermedad que confirma estas evidencias, aunque utilizando dosis más altas de aspirina.

Según declaraciones realizadas a ELMUNDO.es por Juan Diego Morillas, de la Alianza para la Prevención del Cáncer de colon en España y del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, "desde hace bastantes años se sabe que la aspirina y los antiinflamatorios no esteroideos (AINES) disminuyen el crecimiento de los adenomas del colon. Este artículo es el primer ensayo clínico aleatorio con aspirina que confirma la disminución de la incidencia del cáncer de colon en población de alto riesgo, afectada de un síndrome hereditario de cáncer de colon (síndrome de Lynch)".

Dados los datos tan favorables del ensayo clínico referido y publicados en la última edición de 'The Lancet', sus autores concluyen: "Nuestros resultados, tomados en conjunto con las nuevas investigaciones, sientan las bases necesarias para poder recomendar aspirina a los afectados por síndrome de Lynch como parte de su tratamiento estándar", declara John Burn, del Instituto de Medicina Genética de la Universidad de Newcastle (Reino Unido), y autor principal del ensayo.