Nutrición

La inulina del agave azul, contra la obesidad

Investigadoras del CIAD probaron que las propiedades probióticas de la inulina del agave azul sembrado en Sonora pueden ser utilizadas para evitar la inflamación intestinal e inhibir la ingesta excesiva de alimentos.
image

La inulina del agave azul, contra la obesidad

Las propiedades probióticas de la inulina, extraida a partir del agave azul (Agave tequilana Weber) sembrado en Sonora, ayudarían a evitar la inflamación intestinal, además de combatir la obesidad.

Los agaves de esta especie son utilizados en la elaboración de tequila; sin embargo, al ser sembrados fuera de los territorios de denominación de origen no pueden usarse para la producción del destilado. Por ello Gabriela Ramos Clamont y Luz Vázquez Moreno, científicas del Centro de Investigación de Alimentación y Desarrollo, unidad Hermosillo (CIAD), decidieron darle otro uso a la planta, como es la extracción de inulina a partir de la piña y las hojas del agave.

La inulina de agave sirve de alimento para las bacterias benéficas de la flora intestinal, las cuales a su vez nos protegen de las infecciones. En los estudios realizados por las investigadoras del CIAD han probado que el consumo de inulina de agave disminuye la inflamación de intestino. Además, se sabe que esta fibra crea la sensación de saciedad, lo que evita la ingesta excesiva de alimentos, de acuerdo con una nota de la Agencia ID publicada por La Jornada (4 de noviembre de 2011).

La Jornada

Por otro lado, las doctoras trabajan también en la producción de microcápsulas de inulina para incorporarlas en yogures y leches fermentadas; en ellas estarían atrapados diferentes probióticos, como bifidobacterias y lactobacilos, los cuales estarían encargados de repoblar la flora intestinal.

Ante estos avances las investigadoras, en conjunto con especialistas de la Escuela de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Coahuila, desarrollan un grupo de alimentos con la inulina especiales para las personas que padecen de obesidad, al igual que alimentos dirigidos a la población infantil.

Otro de los beneficios de la inulina es que promueve la absorción de calcio, por lo que otros investigadores estudian la posibilidad de incorporarla a la alimentación de personas con osteoporosis.

Actualmente la investigación sigue en fase experimental, aunque Ramos Clamont comentó que exploran la posibilidad de que algunos empresarios se interesen en sacar los productos al mercado.