Nutrición

Mujeres agobiadas con el trabajo serían más propensas a utilizar la comida para aliviar el estrés

Un estudio finlandés reveló que a las mujeres a quienes su trabajo les produce una gran insatisfacción pueden refugiarse más en la comida en momentos de estrés y tendrán más tendencia a comer sin control.
image

Mujeres agobiadas con el trabajo serían más propensas a utilizar la comida para aliviar el estrés

La investigación halló que quienes dijeron estar incomodas en su trabajo tenían más posibilidades de tener un hábito "emocional" con respecto a la comida, es decir, comen cuando están estresadas, ansiosas o decaídas, en vez de hacerlo cuando tienen hambre.

"Quienes sufren desgaste pueden ser más vulnerables a la ingesta emocional e incontrolada y tienen la habilidad de cambiar su comportamiento alimenticio", señalo la doctora Nina Nevanpera, del Instituto finlandés de Salud Ocupacional.

Los hallazgos se basan en el estudio de 230 mujeres de edades comprendidas entre los 30 y los 55 años que formaron parte de una evaluación clínica sobre cambios de estilo de vida saludables. Todas tenían trabajo, y al principio del estudio fueron preguntadas por su desgaste laboral y sus hábitos de alimentación.

El 22 por ciento padecía algún grado de agotamiento laboral y el grupo tendía a comer según las emociones y de manera descontrolada. En cambio, las mujeres sin agotamiento laboral al inicio del estudio tendieron en un año a comer cada vez menos de manera descontrolada. Pero el grupo con agotamiento no pudo lograr ese cambio.

Aun así, no se vieron efectos evidentes en el peso de las participantes. Al inicio del estudio, la mitad de las mujeres con "burnout" (la sensación de que el trabajo produce agobio o que no tiene sentido) tenía un peso normal, comparado con un tercio de las mujeres sin agotamiento.

"A partir de estos resultados no podemos concluir que el agotamiento laboral esté asociado con el sobrepeso o la obesidad", aclaró Nevanpera.

Aun así, consideró que el comer emocionalmente es un factor de riesgo potencial de la obesidad futura. Además, no es un hábito saludable, ya que, según comentó, las personas estresadas tienden a optar por un chocolate o una comida rápida en lugar de una manzana.

A las personas que están expuestas al estrés laboral, los expertos recomiendan eliminar los tentempié del escritorio o por lo menos guardar refrigerios saludables, así como también evitar las máquinas expendedoras de productos.

Según Nevanpera, la ingesta emocional es un potencial factor de riesgo para engordar en el futuro.

Con información de Agencias