Nutrición

Obesidad masculina podría ser hereditaria

El equipo de investigadores encargados del estudio señaló que la forma en que los factores no genéticos intervienen en el desarrollo de un organismo puede aportar modificaciones capaces de regular la base genética para adaptarse a un entorno
image

Obesidad masculina podría ser hereditaria

En un estudio realizado con ratones por parte de investigadores de la Universidad de Ohio, en Estados Unidos, se reveló que la descendencia masculina de padres obesos son más propensos a engordar que los hijos de los roedores que fueron controlados con una dieta baja en grasas.

Felicia Nowak, profesora asociada de Ciencias Biomédicas de esta casa de estudio, informó que “hemos identificado una serie de características que pueden afectar al metabolismo y al comportamiento de los hijos que dependen de la dieta que llevaba el padre antes de la concepción“.

Para realizar la investigación, los expertos suministraron alimentos a ratones machos con una dieta alta en grasas durante 13 semanas antes de la concepción y sus compañeras femeninas fueron alimentadas con una dieta baja en grasa. Sus descendientes machos y hembras fueron controlados con un régimen estándar reducido en grasa y analizados a los 20 días, seis semanas, seis y doce meses.

El equipo de investigadores encargados del estudio señaló que la forma en que los factores no genéticos intervienen en el desarrollo de un organismo puede aportar modificaciones capaces de regular la base genética para adaptarse a un entorno, puesto que la información de los genes se ve afectada por factores ambientales y el estilo de vida.

El hallazgo sugiere que los individuos con padres obesos pueden ser capaces de abordar de manera proactiva los problemas de salud. Nowak, explicó que el efecto de la dieta y el peso de los padres de los niños ha sido bien establecido en los seres humanos, pero los científicos han estado estudiando el tema en ratones para aprender más sobre los mecanismos biológicos detrás de este fenómeno.

El equipo de Nowak se encuentra estudiando las posibles causas de este comportamiento, lo que podría compensar el aumento de la grasa corporal y reducir el riesgo de la descendencia de enfermedades metabólicas como la diabetes y enfermedades del corazón. En la siguiente fase de la investigación, el equipo tratará de identificar los genes responsables de los cambios fisiológicos y de comportamiento. Esto, a su vez, puede aportar información a los médicos sobre los posibles factores epigenéticos en la obesidad humana.