Nutrición

Un perro caliente al día podría aumentar riesgo de diabetes

Las investigaciones realizadas por un equipo de científicos de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Harvard, determinaron que consumir diariamente carnes rojas procesadas (salchichas, embutidos y otros productos de charcutería) está relacionado con un riesgo mayor de desarrollar diabetes tipo 2
image

Un perro caliente al día podría aumentar riesgo de diabetes

El trabajo encontró que se puede reducir significativamente el riesgo de diabetes al reemplazar la carne roja con proteínas más saludables, como frutos secos, granos integrales o productos lácteos bajos en grasa.

Luego de la evaluación realizada al grupo de estudio sobre los factores de riesgo y estilos de vida, los investigadores determinaron que una porción diaria de cien gramos de carne roja no procesada, se relacionaba con un aumento de 19 por ciento en el riesgo de diabetes tipo 2.

Comprobaron que una ración diaria de 50 gramos de carne procesada- equivalente a un perrito caliente, una salchicha o dos rebanadas de tocineta- se asociaba con un riesgo de diabetes 51 por ciento más alto.

Para la ejecución del estudio se evaluaron los datos encontrados en el Estudio de seguimiento de profesionales de salud, junto a los datos de Estudio de la salud de enfermeras y otras investigaciones anteriores, que en total contaron con la participación de más de 444 mil 101 individuos. 28 mil 228 personas de la población total del estudio, desarrollaron diabetes mientras participaban en el análisis.

Sustituir con una porción de granos integrales, la ración de carne roja procesada, redujo el riesgo en 23 por ciento, mientras que el empleo de productos lácteos para el mismo fin disminuyó en 17 por ciento el riesgo, según la experimentación publicada en la revista American Journal of Clinical Nutrition.

El comité ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha estado debatiendo sobre un paquete de nuevas recomendaciones para combatir el marketing de alimentos perjudiciales para los niños.

En este sentido, recomiendan a los gobiernos trabajar con la industria para restringir la publicidad de alimentos con alto contenido de sal, azúcar y grasas peligrosas destinada a los niños, para combatir así la epidemia de obesidad y otras enfermedades.

De los 42 millones de niños menores de 5 años que viven en todo el mundo con obesidad o sobrepeso, 35 millones habitan países pobres, según la OMS.

El reconocimiento de que la promoción de comida chatarra y bebidas ricas en sal, azúcar y grasas saturadas y trans puede alentar el consumo infantil de esos productos, y de que la publicidad también puede promover una dieta saludable, llevó a la asamblea de la OMS en mayo del año pasado a instar a la agencia a delinear las recomendaciones.

Esos consejos apuntan a combatir tanto la frecuencia como el “poder” de la publicidad, por ejemplo el uso de dibujos animados para cautivar a los niños.