Opinión

APHOTICARIO: Acupuntura

El uso de la acupuntura se remonta a más de 2.000 años. Se trata de una medicina tradicional de Japón, China y otros países del Este.
image

APHOTICARIO: Acupuntura

La Acupuntura, como parte de una de las herramientas de la Medicina Tradicional China, es una ciencia médica y como tal tiene su propia fisiología, anatomía, etiopatogenia, diagnóstico y tratamiento y por tanto, su estudio debe desarrollarse en base a un esquema de progresivo conocimiento.

La individualización estricta del paciente es premisa derivada de la propia circunstancia energética del hombre; son tantos los factores que pueden modificar los potenciales energéticos que resultan imposibles una misma respuesta o alteración. Los olores, los sabores, las dietas, los colores, los factores psico-afectivos, las circunstancias geográficas, cosmológicas, ambientales, etc., son parámetros incidentes sobre el equilibrio psico-somático humano.

El uso de la acupuntura es beneficiosa, ya que estimula las áreas del cuerpo que tienen una correlación directa con los órganos internos.

Al colocar agujas finas en puntos específicos, el organismo debe promover la curación natural, mejorar la función y dar un impulso global a tu sistema.

Cuando estas agujas se insertan, entran en los meridianos, que son algo así como los canales de corrientes dentro del cuerpo.

Así como una roca en una corriente bloquea el flujo de agua, puede ser lo mismo para los canales de la sangre en tu sistema. La acupuntura ayuda a eliminar estos obstáculos proporcionando estimulación, mejorando así la salud.

Conocida por sus facultades para mejorar los dolores musculares, la acupuntura ha pasado a ser una aliada para aquellas personas a quienes se les dificulta bajar de peso. Este tratamiento, llamado también auriculoterapia, consiste en insertar balines electromagnéticos o semillas de Vaccaria en puntos específicos del pabellón de la oreja, provocando la liberación de endorfinas que tienen un impacto calmante y relajante permitiendo controlar estrés, ansiedad y frustración, las cuales en muchos casos pueden llevar a las personas a comer en exceso.

La ventaja de este tipo de tratamiento es que es una técnica no invasiva que permite la disminución del peso al trabajar con tanto con el metabolismo así como con la fuerza de voluntad, sin embargo, para mantener la pérdida de peso será necesario cambiar los hábitos alimenticios, complementando este tratamiento con una dieta alta en fibra y baja en grasas, con cantidades moderadas de hidratos de carbono de baja densidad y proteínas no grasas. Recuerda siempre consultar a tu médico