Opinión

Reseña sobre el Síndrome de Insulinorresistencia (SIR), Repercusión y Recomendaciones

El Síndrome de Insulinorresistencia (SIR) se caracteriza por un estado de insulinorresistencia (IR) e inflamación crónica y se refiere a una condición metabólica caracterizada por una disminución en la capacidad de respuesta del ser humano a concentraciones fisiológicas de la hormona insulina, además de la inflamación crónica presente.
image

Reseña sobre el Síndrome de Insulinorresistencia (SIR), Repercusión y Recomendaciones

En el SIR según lo describe Reaven en su citada conferencia Banting 1988, vincula la misma con la hiperinsulinemia, una tolerancia alterada a la  glucosa y/o riesgo para desarrollar una diabetes mellitus tipo 2, dislipidemia, hipertensión arterial y  una enfermedad cardiovascular. Este grupo de trastornos clínicos – metabólicos, también ha sido denominado como síndrome X, síndrome cardiovascular metabólico, y el cuarteto de la muerte.

Una hemostasis alterada, adiposidad central, hígado graso no alcohólico (HGNA), cáncer,  e hiperuricemia (uratos elevados, que con frecuencia se tiende a confundir con la enfermedad de la gota), son componentes en la actualidad de este síndrome. También en las mujeres jóvenes de edad premenárquica, la insulinoresistencia está  involucrada en la patogénesis del síndrome de ovarios poliquísticos, un trastorno caracterizado por irregularidad menstrual y exceso de andrógenos. El SIR, es un trastorno muy prevalente con factores tanto genéticos como ambientales que están implicados en su patogénesis. Una ingestión excesiva de calorías, combinada con una vida sedentaria, promueve la expresión fenotípica de este síndrome en individuos con predisposición genética. La identificación del SIR  puede ser relativamente sencilla con un cuidadoso interrogatorio y examen físico y la realización de una PTG-O, un lipidograma  completo, ácido úrico y fibrinógeno. Una intervención temprana  con una dieta rica en fibra dietética y baja en calorías, sodio y grasa, combinada con ejercicios aeróbicos regulares es efectiva para reducir y/o evitar un aumento de peso cuando esto sea requerido para reducir el riesgo de desarrollar una diabetes mellitus (DM2) manifiesta o una enfermedad cardiovascular (ECV).

Cuando la terapia no farmacológica es ineficaz por si sola, la intervención farmacológica intensiva está indicada añadirla para cada uno de los componentes de este síndrome.

Tiene una prevalencia alta, desconocida en nuestro país (Cuba), pero en países desarrollados como los EE.UU. oscila alrededor del 24 al 26 por ciento de la población entre 18 a 50 años de edad, cuando se aplica la clasificación de la NCEP, pero por encima de los 50 años, la prevalencia puede llegar hasta cerca del 50 por ciento de la población.

Es la principal etiopatogenia de Prediabetes  y de la DM 2 obesa. Se asocia a un mayor número de factores de riesgo cardiovascular (FRCV) y por ende a una mayor morbimortalidad cardiovascular, expresada en cardiopatía isquémica (ECV).

El conocimiento de este síndrome, puede brindar un correcto diagnóstico y manejo del mismo por nuestros galenos y por los pacientes y de esta forma prevenir y o retrasar la DM 2, la cardiopatía isquémica y la Enfermedad Cardiovascular (ECV).

¿Cómo se define o que es la Insulinorresistencia (IR)?

La Insulinorresistencia (IR) se define como la disminución de la capacidad de la hormona insulina para ejercer sus acciones biológicas en los órganos diana, (músculo esquelético, el hígado, el tejido adiposo y el endotelio vascular).

¿Cómo se define o que es el Síndrome de Insulinorresistencia (SIR)?

El Síndrome de Insulinorresistencia – SIR, fue documentado en los registros médicos de Salud de los EUA por la Asociación Americana de Endocrinólogos Clínicos (AACE) ICD-9 Code 277.7

El SIR describe un grupo de anormalidades clínicas relacionadas, como son: dislipidemia,
hipertensión arterial, alteraciones del metabolismo de los carbohidratos, dado por: prediabetes y la diabetes mellitus tipo 2 (DM 2), sobrepeso u obesidad,  que ocurren más comúnmente en sujetos con insulinorresistencia (IR) e hiperinsulinemia  compensatoria  asociado a un estado inflamatorio crónico y de disfunción endotelial, de evolución continua  y progresiva,  que  confiere  al  paciente   un riesgo metabólico con predisposición a desarrollar enfermedades cardiovasculares con un incremento de la morbimortalidad  por estas causas y accidentes vasculares encefálicos (AVE).

Algunos de los factores de riesgos que producen enfermedad cardiovascular y aceleran la aterosclerosis son:

1- Síndrome de Insulinorresistencia (SIR).

5- Prediabetes (Glucemia en ayunas alterada (GAA), Tolerancia a la glucosa alterada (TGA)

9- Tener familiares de primera línea o de primer grado menores de las edades antes
reflejadas y que hayan sufrido infarto cardíaco.

10- Dislipidemia (colesterol elevado, colesterol bueno bajo, tener los triglicéridos elevados y/o Síndrome de Insulinorresistencia e Hígado Graso no Alcohólico (HGNA).

El SIR es un agrupamiento o constelación de factores de riesgo cardiovascular (FRCV), como la dislipidemia aterógénica dada por concentración plasmática de triglicéridos elevados, HDL-c disminuido, partícula densa y pequeña de la LDL aumentada y LDL-c normal o alta, la hipertensión arterial esencial (HTA), las alteraciones en el metabolismo de los carbohidratos, un estado pro-inflamatorio y pro-trombótico aumentado, el sobrepeso y la obesidad abdominal que lo acompaña en muchas ocasiones, teniendo como principal etiopatogenia la insulinorresistencia (IR)  y el

La  insulinorresistencia (IR) es la incapacidad de la hormona insulina,  de realizar sus acciones fisiológicas a concentraciones normales en los órganos diana (Hígado, tejido adiposo, músculo y endotelio vascular)  por lo que para mantener un nivel de homeostasis glucídico las células beta del páncreas producen un exceso de insulina o sea, una hiperinsulinemia compensatoria. Reaven plantea,  que estas alteraciones tienen como posible origen  un sustrato genético de base que se expresa ante estímulos ambientales, como el sedentarismo, la obesidad, el alcohol y algunos medicamentos que empeoran la sensibilidad a la insulina.  

El hígado graso no alcohólico (HGNA) puede ser causa de IR (IR de causa secundaria) y a la vez El HGNA puede ser de causa secundaria a: Cirrosis, Fármacos (Corticoides, tamoxifeno, nifedipino, amiodarona, estrógenos), Cirugía (Bypass yeyunoileal, Derivación biliopancreática, resección extensa de intestino delgado, nutrición parenteral y  Gastroplexia) Miscelanea (Abetalipoproteina, diverticulosis de intestino delgado,  Enfermedad de Weber – Christian, algunas toxinas.

El HGNA de causa primaria se debe a: IR y SIR, diabetes mellitus tipo 2 (DM2), obesidad, dislipidemia.






























Es sin duda la IR y el SIR la causa más frecuente de la forma primaria del HGNA.

Se ha demostrado que la presencia de IR y SIR son predictores de HGNA y que el acumulo de grasa en la cavidad abdominal, más que la total también es un predictor de HGNA. Se plantea que la esteatohepatitis no alcohólica en sujetos delgados se asocia a algún grado de acumulo de grasa abdominal.

La prevalencia del HGNA en la población adulta se calcula en torno al 23% y va en aumento con algunos factores de mal pronóstico como son: Edad superior a 40 años, el sobrepeso y la obesidad abdominal, el sedentarismo y la presencia de DM2.

En los países desarrollados como los EU se ha convertido en la causa más frecuente de
hipertransaminemia persistente, de hepatopatía crónica y de cirrosis hepática idiopática o
criptogenética y al igual que el SIR, su ascenso está muy cerca de las proporciones epidémicas.

La historia natural del HGNA no está bien definida ya que su verdadero diagnóstico es histológico y son escasos los estudios de HGNA con histología. Por esta razón muchos estudios están segados por su metodología (ausencia de histología, estudios en sobrepeso y obesos, en cirugías bariátrica, estudios con métodos diagnósticos indirectos, como el ultrasonido  y la tomografía hepática).

Aunque el hígado graso simple tiene un pronóstico benigno, la esteatohepatitis no alcohólica es una hepatopatía fibrótica progresiva que puede llegar a la cirrosis y muerte.

El tratamiento del Hígado Graso no Alcohólico (HGNA) fundamentalmente va dirigido a los cambios en el estilo de vida con ejercicios, dieta baja en grasas y carbohidratos.

Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueno (SAOS)

Este término fue enunciado por primera vez por el escritor Charles Dickens en Samuel Pickwick, el personaje simpático que creó para su primera obra,  “Papeles póstumos del club de Pickwick 1836”, que paso tras su reconocimiento literario  a formar parte del vocabulario medico.

Más tarde fue descrito por Felix Plater en un paciente con obesidad mórbida que “Mostraba
tendencia a dormirse todo el tiempo: mientras hablaba e incluso cuando comía”
















Prevalencia del SAOS:

EL 2% en mujeres, el 4 % en Hombres y para el autor Drazen, alcanza a más del 10 % de la población mayor de 65 años.

No se presenta de forma aislada sino que se asocia a Hipertensión Arterial (HTA), Obesidad, Dislipidemia, Insulinorresistencia (IR), Síndrome de Insulinorresistencia (SIR), Arritmias Cardiovasculares, Cardiopatía Isquémica, Muerte Súbita y Accidente Cerebrovascular (ACV).

La asociación de SAOS con insulinorresistencia (IR) y Síndrome de Insulinorresistencia (SIR) se conoce como “Síndrome Z”.

En la actualidad el SAOS es un importante Factor de Riesgo Cardiovascular con una tasa de Mortalidad a los 8 años de su inicio de un 37 %.





Como saber si el sujeto tiene un SAOS y sus complicaciones asociadas.

1.  La Historia Clínica es fundamental, incluyendo el interrogatorio del sujeto de su acompañante del examen físico y de los medios diagnósticos.

2. Debe realizarse con la persona que convive con el sujeto.



3. Roncadores de > 10 a 20 años.

4. Según aumenta el  tiempo,  la intensidad y la frecuencia del ronquido aumenta.

5. El ronquido suele intercalarse entre frecuentes períodos de  silencio derivados de sucesivas apneas, luego surge un fuerte ronquido y se reanuda la respiración.

6. A veces son tan prolongados que puede derivar en una crisis de asfixia, despertando angustiado.



7. Hipersomnolencia diurna.

8. Se despiertan cansados

9. Se despiertan con cefalea (dolor de cabeza)

10.  Irritabilidad

11.  Perdida de la memoria.

12.  Cambios de la personalidad

13.  Deterioro intelectual

14.  Impotencia

15. Hipertensión arterial (HTA). (30-60%)

16. Hipertrofia ventricular izquierda (HVI) con disfunción sistólica y/o diastólica.









17. Insuficiencia cardiaca (ICC).

18.  Policitemia. (aumento de los glóbulos rojos y hemoglobina)

Consejos muy útiles a seguir:

Consejos muy útiles a seguir:

- Evitar el hábito de fumar.

- Evitar la sal.


-Evitar el consumo de grasas de origen animal y por supuesto no usarlas en la confección
de la comida. Escoger métodos en la elaboración de la comida sanos como los asados, las parrilladas, hervido y cocinar en cazuelas.

- Evitar el consumo de azúcar. Recordar que los caramelos y dulces contienen grandes
cantidades de carbohidratos simples que se absorben muy rápido en el intestino y son muy dañinos por su alto índice glucémico.

- Puede beber jugos de frutas naturales, preferentemente las ácidas (guayabas, toronjas, limas, tamarindos, piña, marañón, chirimoya, fruta bomba o papaya, dátiles, uvas).

- Evitar consumir plátanos de fruta por su alto contenido en azúcares simple. (Alto índice
glucémico)

- Limitar el consumo de mayonesa y margarinas. Estas últimas no deben ser las duras sino blandas y semiblandas que contienen más aceites vegetales en su elaboración.

- Evitar comer: alimentos con harina (pastas, pan, galletas, pizzas, pasteles salados o
dulces, arepas, tacos, burritos, pupusas), pellejos, alimentos fritos, mantequillas, ni margarinas duras, tocino, bacón, alimentos en salmueras en general, embutidos, vísceras,
quesos excepto los desgrasados, leche (excepto la desgrasada).

- Evitar el consumo de MANTECA. Se recomienda consumir:

- aceites de origen vegetal (monoinsaturados) preferiblemente: el de oliva, virgen y extra
virgen para cocinar y aromatizado para las ensaladas.

- Frutos secos y sus aceites como: maní, nueces, almendras.

- Otras variables de aceites buenos (Poliinsaturados), como girasol, soya, maíz, colza.

- Evitar el consumo de mariscos (por su alto contenido en colesterol) y de más de 3 yemas
de huevos semanales (puede comer la clara de huevo sin limitación).

- Chequear las etiquetas de los productos comestibles elaborados o semi – elaborados para ver su contenido en grasas.

- Limitar su consumo diario de alcohol a no más de dos cervezas, o dos tragos de ron o dos tragos de whisky o tres copas de vino preferentemente tinto, pues, el vino, sobre todo el tinto, tiene gran cantidad de polifenoles que tienen acciones antioxidantes y vasodilatadores y mejoran la función endotelial previniendo y retardando  la aterosclerosis.

- Chequear su peso. Preferiblemente todos los días y como mínimo semanal.

- Evitar el sedentarismo. Caminar sin parar con calzado de suela de goma gruesa, no menos de 45 minutos al día (lo ideal es 60 minutos o más), como mínimo 3 veces por semana (lo ideal es de 2 a 3 veces al día durante todos los días de la semana).


























 

Bibliografía

Bibliografía

1- Calderín Bouza, RO; Yanes Quesada MA, Márquez Pérez I; Senra Piedra G; Denis de Armas R; Infante Amorós  A; Argüelles Zayas  AC; Orlandi González N; Yanes Quesada  M; Albert Cabrera  M. Síndrome Metabólico en Familiares  de    Primer grado de pacientes con diabetes  Mellitus tipo 2. Rev Cubana Endocrinol.  2005 Sep. -  Dic; 16(3):1-16.

2- Calderín Bouza, RO; Orlandi González  N. Síndrome Metabólico VS Síndrome de  Insulinorresistencia. Diferentes términos,  Clasificaciones y enfoques: ¿Existe o no? Rev

3- Nasiff Hadad  A;  Pérez Pérez  LMl;  Campos Nodarse  A; Dueñas Herrera A; Espinosa Brito  A;  Herrera González  A; Vázquez Vigoa  A;  Calderín Bouza  RO; et al.  Primer consenso nacional de dislipoproteinemias: Guía para la prevención, detección, diagnóstico y tratamiento. Rev Cubana Endocrinol. Suplemento de Endocrinología 2006; 17 (4): 1-31

4- Calderín Bouza, RO; Prieto Fernández M, Cabrea Rode E, Síndrome  de  Insulinorresistencia en Niños y Adolescentes. Rev Cubana Endocrinol. 2007; 19(2):1-17.

5- Calderín Bouza RO,  Albert Cabrera MJ. Síndrome de Insulinorresistencia y bajo peso al
nacer. Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – 2007; 11(12): 1-4. http://www.portalesmedicos.com/publicaciones  

6- Calderín Bouza RO,  Albert Cabrera MJ. ¿El Sindrome de Insulinorresistencia puede contribuir a la aterosclerosis y aumentar la morbimortalidad en la Artritis Reumatoidea?. Revista Electrónica de PortalesMedicos.com - 2007; 11(12): 1-4. http://www.portalesmedicos.com/publicaciones

7- Calderín Bouza RO,  Albert Cabrera MJ. Sindrome de Insulinorresistencia y Esteatohepatitis no Alcoholica. Revista Electrónica de PortalesMedicos.com - 2007; 11(12): 1-4 http://www.portalesmedicos.com/publicaciones

8- Calderín Bouza RO, Álvarez Batard G, Yanes Quesada, MA,  Orlandi González N,  Roselló Silva N, Yanes Quesada M,  Denis de Armas R,  Casas Figueredo N,  Fernández- Britto Rodríguez JE.,  Cabrera Rode E, Albert Cabrera MJ. Condicion Non - Dipper. ¿Existe relacion con la Insulinorresistencia y el Sindrome de Insulinorresistencia. Revista Electrónica de PortalesMedicos.com - 2007; II (13): 1-9. http://www.portalesmedicos.com/publicaciones

9- Calderín Bouza RO, Yanes Quesada MA, Orlandi Gonzalez N, Yanes Quesada M, Albert Cabrera MJ. La inflamación en el Síndrome de Insulinorresistencia. El papel de la Proteína C Reactiva de Alta Sensibilidad Insulinorresis  Revista Electrónica de PortalesMedicos.com - 2007; II (13): 1-8. http://www.portalesmedicos.com/publicaciones

10- Calderín Bouza RO, Yanes Quesada MA, Orlandi Gonzalez N, Yanes Quesada M,  Infante Amorós A, Pérez Blanco LA, Casas Figueredo ND, Rodríguez Ravelo MA. Senra Piedrahita G, Santos Hernández AK, Diferentes clasificaciones diagnosticas para el Sindrome de Insulinorresistencia Revista Electrónica de PortalesMedicos.com - 2007; II (16): 1-6.
http://www.portalesmedicos.com/publicaciones

11- Calderín Bouza RO, Yanes Quesada MA, Orlandi Gonzalez N, Yanes Quesada M, Cand Huerta C. Pérez Blanco LA. Inflamación, Síndrome de Insulinorresistencia, diabetes mellitus tipo 2 y enfermedad cardiovascular. ¿Debe tratarse la inflamacion? Revista Electrónica de PortalesMedicos.com - 2007; II (16): 1-10. http://www.portalesmedicos.com/publicaciones

12- Moreno JA,   López-Miranda J,  Gómez P, Benkhalti P,   El Boustani E,  Pérez-Jiménez F.  Efecto de los compuestos fenólicos del aceite de oliva virgen sobre la resistencia de las
lipoproteínas de baja densidad a la oxidación. Medicina Clínica. 2003; 120(4): 128-31.

13- López-Miranda J, Gómez P,  Castro P,   Marín C,  Paz E,  Bravo MD,  Blanco J, Jiménez-Perepérez J,    Fuentes F,  Pérez-Jiménez F. La dieta mediterránea mejora la resistencia a la oxidación de las lipoproteínas de baja densidad. Medicina Clínica. 2000; 115(10):361-65

14- Serra Majem Ll. ¿Más beneficios de la Dieta Mediterranea? Med Clin 2001; 4(1):43-46.

15- Kaplan NM. The deadly quarter. Upper-body obesity, glucose intolerance, hypertrigliceridemia, and hypertension. Arch Intern Med. 1989; 149:1514-1520.

16- Reaven GM. The metabolic syndrome or the insulin resistance syndrome? Different names,different concepts, and different goals. Endocrinol Metab Clin North Am. 2004 Jun;

17- Third report of the National Cholesterol Education Program (NCEP) expert panel on detection, evaluation and treatment of high blood cholesterol in adults (Adults Treatment Panel III) Final

18- Expert panel on detection, evaluation and treatment of high blood cholesterol in adults (adult treatment panel III). Executive summary of the third report of the national cholesterol education program (NCEP). JAMA. 2001; 285(19):2486-96.

19- Cook NR, Lee IM, Gaziano JM, Gordon D, Ridker PM, Manson JE, Hennekens CH, Buring JE. Low-dose aspirin in the primary prevention of cancer: the Women's Health Study: a randomized controlled trial. JAMA. 2005 Jul 6; 294(1):47-55.

20- Dirk Taubert, MD, PhD; Renate Roesen, PhD; Clara Lehmann, MD; Norma Jung, MD; Edgar Schömig, MD.  Effects of Low Habitual Cocoa Intake on Blood Pressure and Bioactive Nitric Oxide. A Randomized Controlled Trial. JAMA. 2007; 298:49-60.

21- Grassi D, Necozione S, Lippi C,Croce G,  Valeri L, Pasqualetti P,  Desideri G, Blumberg JB, Ferri C. Cocoa Reduces Blood Pressure and Insulin Resistance and Improves Endothelium-Dependent Vasodilation in Hypertensives  Hypertension. 2005; 46:398-405.

22- Calderín Bouza RO, Yanes Quesada MA, Orlandi González N, Yanes Quesada M, Infante Amorós A,  Pérez Blanco LA,  Casas Figueredo N, Rodríguez Ravelo MA. Orientaciones y recomendaciones para el paciente portador del Síndrome de Insulinorresistencia que son diagnosticados y tratados por Grupo de estudio e Investigación sobre el Síndrome de Insulinorresistencia del Hospital Clínico Quirúrgico Docente “Hermanos Ameijeiras”. Revista Electrónica de PortalesMedicos.com – 2007; 12 (17): 1-4.
http://www.portalesmedicos.com/publicaciones

23- Yanes Quesada MA, Yanes Quesada M, Calderín Bouza R, Cruz Hernández  J. Síndrome de insulinorresistencia, una amenaza para la salud. Rev Cubana de Endocrinol. 2008;19(3):1-5 24- Calderín Bouza RO, Dominguez Álvarez C, Velbes Marquetti PE, Pérez Blanco LA, Cabrera Rode E, Orlandi González N. Insulinorresistencia e Hígado Graso no Alcohólico. ¿Existe relación causa-efecto entre ambas condiciones? Rev Cubana de Endocrinol. 2009;20(1):1-20




































 

 

Autor:
M.Sc. Dr. Raúl Orlando Calderín Bouza.
Profesor Auxiliar de Medicina Interna.
Especialista de 2do. Grado en Medicina Interna.

Autor:

Resumido para su publicación

Resumido para su publicación

Dra. Maricela Martínez Corona.
Especialista de 1er Grado en Endocrinología.
e-mail: martinezcoronamaricela77@gmail.com
Especialista de 1er Grado en Medicina General Integral