Salud reproductiva

Cirugía laparoscópica de útero, sin cortes en el abdomen

El personal del Departamento de Ginecología del Hospital de Bonsucesso Federal (HFB) en Brasil celebró la primera cirugía en el sector público de la eliminación de útero sin necesidad de cortes en el abdomen, con cirugía laparoscópica
image

Cirugía laparoscópica de útero, sin cortes en el abdomen

La cirugía laparoscópica requiere sólo de una pequeña incisión en el ombligo, durante este procedimiento el médico puede extirpar completamente el útero o solo parte de éste. Las trompas de Falopio (conductos que conectan los ovarios al útero) y los ovarios pueden también extirparse.

En el caso atendido por el HFB en Brasil el paciente tratado tenía un fibroma que le producía sangrado y dolor pélvico.

Según los médicos, esta técnica suele reducir el riesgo de complicaciones y permite una recuperación más rápida con menos dolor y mejor estética, ya que no deja cicatriz.

El cáncer de cuello uterino es la segunda neoplasia más frecuente entre las mujeres en el mundo, y en las regiones más pobres lidera las estadísticas de incidencia y mortalidad.

Cada año más de 470 mil mujeres se enferman de este cáncer y más de 230 mil mujeres mueren por la misma causa en todo el mundo. Las mujeres pobres son las más afectadas por esta patología, de todos estos casos el 80 por ciento se da en países en desarrollo.

Estudios científicos de tres décadas, afirman que más de 95 por ciento de los casos de cáncer de cuello uterino son causados por algunas cepas del Virus de Papiloma Humano, de allí que los médicos insistan en la importancia de las vacunas contra este virus, son enfáticos en acotar que si podemos protegernos contra el factor causal, tendremos un gran adelanto en el control del cáncer.

A pesar de estos datos es importante reconocer los avances que se han conseguido en la batalla contra el cáncer de cuello uterino en los últimos 50 años, gracias a otros métodos, principalmente el examen de Papanicolaou, que se caracteriza por su simplicidad, efectividad e bajo costo.

El número de casos anuales de este cáncer ha disminuido gracias al uso popular de este examen, disminuyendo a 5 casos nuevos por cada 100 mil mujeres. Lo mismo ha sucedido con las tasas de mortalidad que se han reducido considerablemente, llegando a menos de 1 caso por 100 mil mujeres en los países desarrollados, como Suiza, por ejemplo. Lamentablemente, por muchos motivos, (principalmente, dificultades económicas y de políticas públicas) esas victorias no fueron exitosas en países en desarrollo donde, en algunos casos, las tasas de incidencia y mortalidad superan las cantidades de 50 y 15 casos por 100 mil mujeres respectivamente

Con información de Instituto de Medicina Social, Universidade Estadual do Rio de Janeiro, Brasil.